Por Cristofer García
10 septiembre, 2020

Fue salvada por buceadores en las costas de Torre San Giovanni y Ugento, al sur de Italia, cuando el reptil nadaba con dificultad. Se encuentra en recuperación.

Una tortuga fue rescatada en las costas de Torre San Giovanni y Ugento, al sur de Italia, luego de que buceadores y un pescador fueran en búsqueda del reptil, el cual llevaba clavado un trozo de hierro en el área de su cuello. Se presume que es un arpón.

Se trata de una Caretta Caretta, o también conocida como tortuga boba, la cual nadaba con dificultad en las aguas del mar Jónico cuando la encontraron. Afortunadamente fue rescatada y puesta a salvo.

La Repubblica

Según reseñó el medio local La Repubblica, es una de las cientos de estos ejemplares que nacieron durante el verano en las playas de la costa jónica y también en la costa adriática. Esta situación generó preocupación en las autoridades portuaria de Gallipoli, quienes dieron los primeros vistazos de este animal nadando con complicaciones.

Cuando los buceadores, junto con el pescador, atendieron el llamado y fueron en su recate, se dieron cuenta de por qué se movía de esta forma, atípica en estas especies. El gran pedazo de hierro le limitaba desplazarse.

La Repubblica

El animal fue llevado a atención veterinaria y se encuentra en un centro de recuperación para tortugas marinas, en Calimera. Se harán los procesos médicos correspondientes para sustraer el objeto en su cuello y que pueda retornar al agua.

Además, esto deja un precedente de que estos reptiles podrían ser víctimas de ataques indiscriminados por parte de personas con malas intenciones. Especialistas dudan que fuera casualidad.

Unsplash

“Es evidente que no se conocen casos de tortugas autolesionadas capaces de a pegarse el cuerpo voluntariamente, pero lamentablemente hay seres humanos crueles que encuentran placer en el sufrimiento de los demás. Solo nos queda esperar que el espécimen se recupere pronto y regrese al mar”, dijo Piero Carlino, herpetólogo del Museo de Historia Natural de Salento.

Unsplash

Pronto estará de vuelta a su hábitat, nadando libremente.

Puede interesarte