Por Luis Aranguren
12 noviembre, 2020

Su cuello y trasero engordaron, según sus cuidadores. Al parecer por no tener visitas, dejó de hacer ejercicio. Ahora, como varios de nosotros, sigue un estricto plan para dejar esos kilos de más.

Seguro que nunca en la vida te imaginaste escuchar de una tortuga marina con sobrepeso, al parecer el plancton engorda. Pero esto aplica al cautiverio específicamente, y es que en Inglaterra una tortuga engordó mientras el parque estaba cerrado.

Normalmente parece que estaría ocupada entreteniendo a los visitantes del acuario, pero por la pandemia del coronavirus nadie los visitaba.

Facebook / Sea Life Manchester

Entonces Cammy, la tortuga, decidió comer demás y engordar logrando que la grasa se acumule notablemente en su cuello y trasero. Esto puede ser un problema a largo plazo para su salud, por lo que las acciones tenían que ser rápidas.

“Cammy siempre ha destacado por tener un apetito saludable. Sin embargo, durante la cuarentena, desarrolló unos rollitos de grasa extra”.

–Brendan Malone, curador principal del Sea Life Manchester

Su plan nutricional ahora consistirá en 550 gramos de coliflor, brócoli y brotes de raíces, aunado a 11 gramos de lechuga por día.

Para su ejercicio usará bloques de hielo estratégicamente controlados, los cuales tendrán su comida por lo que se verá obligada a moverse más. Es probable que al comienzo no entienda, pero conforme se vaya sintiendo mejor y más ágil notará la diferencia.

Sin duda alguien abusó de la comida durante la cuarentena, pues tuvieron que alejar a su pareja Ernie para que Cammy no robara de su comida.

Facebook / Sea Life Manchester

Así que esperemos que esté en un peso saludable pronto para que se pueda reunir con su ser amado. No debe ser muy cómodo tener que nadar con el cuello y el trasero regordete, sobre todo cuando se trata de un ejercicio tan difícil.

Sabemos que estar en el agua es más difícil, pues los movimientos exigen el trabajo de más grupos musculares.

Facebook / Sea Life Manchester

Sin embargo estos animales tienen la capacidad de flotar y limitar sus movimientos, por lo que comer y no hacer nada no es algo difícil para ellos. Y bueno, ya sabemos las consecuencias de comer sin hacer mucho, es probable que terminen con algo de peso como Cammy.

Facebook / Sea Life Manchester

En el mar se ven obligadas a estar en movimiento para no ser depredadas, además el alimento escasea y eso también requiere esfuerzo. En los acuarios tienen todo a su disposición y el espacio para moverse no es tan amplio como el océanos en sí mismo.

Ojalá que Cammy baje de peso pronto y pueda comer como antes, siempre que haga algo de ejercicio.

Puede interesarte