Por Luis Lizama
19 noviembre, 2020

El poste estaba en malas condiciones, así que llegaron para cambiarlo. Cuando se percataron del nido, decidieron extraerlo y pegarlo en la estructura nueva. Todavía tenía polluelos en su interior, así que hicieron una muy buena acción.

Esta hermosa ave se extiende desde el extremo oriental de Bolivia, pasando por Paraguay, hasta el noreste de Argentina y el sur de Brasil. Es un verdadero privilegio contar con su presencia, por lo mismo debemos cuidarlo y protegerlo, así como hicieron los trabajadores que protagonizan esta historia.

Los empleados llegaron hasta Rio Grande do Sul (Brasil) para reemplazar un poste en mal estado. Cuando llegaron al lugar, revisaron la estructura y se percataron de un sorpresivo nido de tucán de pico verde. Todavía tenía polluelos en su interior y dejarlos en la calle hubiese sido una maldad terrible.

Decidieron poner cortarlo y añadir el nido al poste nuevo. Los padres tucanes lo agradecen con su corazón. Eso es tener consciencia animal.

Joilson Brites Antunes

La ciudad de Santa Cruz do Sul fue testigo de un hecho lleno de amor y consciencia, donde los trabajadores actuaron como verdaderos héroes. 

Resulta que postes de madera estaban podridos, incluso huecos, con peligro de caer en cualquier momento. Ellos debían reemplazarlos, además de hacer una limpieza del cableado.

Para su sorpresa, una madre tucán de pico verde había anidado en el interior.

Rodrigo Coelho

El encargado del procedimiento, técnico en redes, llamado Joilson Brites, fue informado por los trabajadores y en conjunto decidieron salvar sus vidas.

Cualquier otra persona hubiese retirado el nido y lo hubiese dejado en la calle, sin hacerles daño, pero arrojados a su suerte.

Estos hombres tuvieron un gesto simplemente extraordinario: Cortaron el pedazo donde estaba el nido, para después adosarlo al poste nuevo.

Joilson Brites Antunes

Hicieron todo con mucho cuidado y delicadeza, para no romper la tranquilidad de los polluelos.

“En una conversación telefónica surgió la idea de que viéramos el poste viejo, a la altura del nido, y lo fijáramos al poste nuevo. Esta fue la alternativa encontrada para reemplazar el poste, eliminando el riesgo de caída y minimizando el impacto ambiental de esta situación, algo poco común”.

–explica Joilson Brites a medios locales

Joilson Brites Antunes

Demoraron unos 30 minutos y fue todo un éxito. De hecho, al día siguiente fueron a inspeccionar la obra y las aves seguían en su hogar, como si nada hubiese pasado. 

Saben que debemos tener más consciencia animal. La urbanización no puede ignorar a los animales, todo lo contrario, debe considerarlos y hacerlos parte de su entorno. Todos cabemos en este planeta, solo debemos ser conscientes.

Puede interesarte