Por Macarena Faunes
19 noviembre, 2019

Philiph Rogich las fabrica en cinco minutos, utilizando una broca de seis pulgadas, aislamiento de tuberías, espuma de poliestireno, plástico y paja.

Aunque usted no lo crea, cientos de mininos están abandonados en diversas partes del mundo. No tienen hogar ni dueño, nadie se preocupa de su salud ni los cobija cuando más lo necesitan. Un norteaméricano se dio cuenta de este problema e ideó una iniciativa que debiera ser replicada en todos los continentes. 

Philiph Rogich, de Utah, transforma viejas hileras que fueron desechadas por sus dueños, y las transforma en casitas para que los gatos salvajes pasen el frío durante las noches de invierno. Cree firmemente que todos los felinos merecen un hogar cómodo y cálido, aunque sea temporalmente. 

Facebook Batman of Ogden

En tan solo cinco minutos, este hombre fabrica un lugar seguro con un artefacto en desuso. Los recicla al mismo tiempo que se preocupa de darles seguridad a los gatitos. A pesar de que la mayoría son agresivos en un principio, agradecen con dulces ronroneas esta vivienda. Su estadía en la calle no es tan mala después de todo.

Facebook Batman of Ogden

Ubicados en puntos estratégicos y concurridos de la ciudad, son fáciles de hacer a bajo costo. Incluyen una broca de seis pulgadas, aislamiento de tuberías, espuma de poliestireno, plástico y paja. Philip contó a KSTU que se le ocurrió este material por sus propiedades.

Facebook Batman of Ogden

“La paja se ha utilizado durante cientos de años como ropa de cama para animales y eso se debe a que tiene la capacidad de secarse”.

-Philip Rogich a KSTU-

Facebook Batman of Ogden

La forma en que llegan a sus nuevas casitas es adorable. Tienen un orificio, el cual tiene una cubierta de espuma para que no se rasguñen mientras se introducen en esta, y entran a una camita improvisada de paja. Pueden dormir acurrucados todo lo que quieran.

Facebook Batman of Ogden

Azul, rojo, amarillo o blanco, son algunos de los colores de estas viviendas. Philip las fabrica con la satisfacción de que los gatos tendrán un lugar donde refugiarse. Nunca ha pedido nada a cambio, pero si quieres ayudarlo donando las hieleras que no usas, revisa su perfil de Facebook.

Los animales sin dueño tienen el mismo derecho de ser amados y cuidados como cualquier otro. Aunque se muestren ariscos al principio, están llenos de amor dentro. Solo merecen una oportunidad de demostrarnos lo fieles que pueden ser con uno. Te invito a que adoptes a un callejero. Si no puedes hacerlo, fabrica inventos que pueda ayudar a mejorar la calidad de su vida, tal como lo hace Philip. Felicitaciones para él.

 

Puede interesarte