Por Antonio Rosselot
9 octubre, 2020

Kaavan, que hizo noticia por estar encerrado en un pequeño espacio y amarrado con cadenas en un zoo de Pakistán, será trasladado a un santuario en Camboya, donde podrá compartir libremente con otros elefantes y así reencantarse con la vida.

De cierta manera, todos los seres vivos estamos escapando de la soledad, de alguna manera u otra. La vida es colectiva y puede ser mucho mejor con alguien al lado, y eso bien lo sabe Kaavan, un elefante que fue catalogado como “el más solo del mundo”.

Actualmente, Kaavan acumula la friolera de 35 años viviendo en un pequeño espacio dentro de un zoo en Pakistán. Gran parte de ese período lo pasó con su compañera Saheli, con la que pudo distraerse del constante encierro en todo ese tiempo.

Reuters

Pero cuando Saheli murió, en 2012, quedó completamente solo y comenzó a desesperarse: sus conductas eran evidentemente cada vez más agresivas hacia los humanos, por lo que sus cuidadores lo dejaron amarrado a una cadena muy corta, sin saber cómo lidiar con él.

Cuando la historia de Kaavan surgió ante el mundo, los activistas animales a nivel mundial se unieron y, en una campaña que incluyó entre otros a la cantante Cher, pidieron que se relocalizara al elefante y le soltaran esas indignas cadenas que lo amarraban y no lo dejaban ser.

AP

Por fortuna, las plegarias fueron escuchadas y, tras más de tres décadas encerrado en medio de una ciudad, Kaavan será liberado y llevado a un santuario ubicado en Camboya, donde podrá pasar libre el resto de sus días y conociendo a nuevos colegas.

Luego de una inspección acuciosa hecha el mes pasado, la organización animalista Four Paws dio con una amplia lista de enfermedades y dolencias por las que estaba pasando Kaavan, dado su aislamiento forzado. La condición del elefante era tan triste, que incluso Mohammad Jalal, su cuidador en el zoo, dice que rara vez lo ha visto feliz.

AFP vía Getty Images

“Debido a la falta de cualquier tipo de ejercicio y una dieta inapropiada, las pezuñas del elefante están en una pésima condición por la falta de pedicuras y de un piso apropiado. Mentalmente también estaba en un estado muy pobre, mostrando una actitud estereotípicamente severa y agresiva hacia los humanos; esto se puede explicar fácilmente por la falta de enriquecimiento mental y contacto tanto con otros elefantes como también con humanos”.

—Dr. Amir Khalil, de Four Paws—

Pero si bien tarda en llegar, la justicia siempre llega. En mayo pasado, la Corte Suprema de Pakistán ordenó el cierre del Marghazar Zoo por las pésimas condiciones en las que mantenían a los animales, sustentadas en una negligencia tremenda.

AP

Dos meses después, la misma corte ordenó que Kaavan fuese transferido al Cambodia Wildlife Sanctuary, donde será rehabilitado para interactuar con humanos y otros elefantes. Este ejemplar deberá ser entrenado para entrar al container de transporte usando sus propios medios, antes de ser llevado en un avión capaz de transportar a un animal de su peso.

Kaavan será acompañado en todo momento por cuidadores y veterinarios que se asegurarán de que esté lo más cómodo posible. Por lo mismo, el doctor Khalil dijo sentirse “esperanzado” por la nueva vida del elefante.

“El equipo es muy experimentado y las condiciones para su recuperación son muy buenas. Podrá formar grupos con otros elefantes y vivir en un vasto área de su hábitat natural. El contacto con otros elefantes lo ayudará a establecer su posición en su nueva familia, además de darle más seguridad propia”.

—Dr. Amir Khalil, de Four Paws—

Reuters

Kaavan ahora podrá gozar de espacio de sobra y contacto con más especies. Y es lo mínimo: nadie puede pensar que encerrar a un animal tan grande y tan necesitado de contacto como éste sea algo natural.

Puede interesarte