Por Antonio Rosselot
19 octubre, 2020

Lada no recibía ni un mínimo de atención ni alimento por parte de su dueña, y su estado era cada vez peor. Por fortuna, una vecina se preocupó de ella y contactó a la gente indicada para sacarla del calvario y darle una nueva oportunidad en la vida.

Lamentablemente seguimos conociendo historias de abandono animal, una pena que nos llega hasta lo más profundo del alma.

Esta vez nos iremos a Ucrania, donde una suscriptora del canal Love Furry Friends en YouTube les hizo llegar el registro de una perrita de su barrio.

YouTube: Love Furry Friends

Las imágenes eran crudas: la peluda tenía unos cinco años y había estado toda su vida encadenada fuera de casa, lo que se notaba en su desnutrición y su piel corroída por el sarna. Era evidente que su dueño/a no le daba ningún tipo de cariño o cuidado.

La vecina se acercaba constantemente a la casa de la perrita para entregarle lo poco de comida que podía costear, un par de trozos de pan solo; la perrita se los engullía sin siquiera masticarlos. Fue en ese minuto cuando la mujer decidió contactar al mencionado canal de YouTube, cuyos miembros se comprometieron a aparecer al día siguiente para rescatar al animal.

YouTube: Love Furry Friends

Las mujeres encargadas del canal llegaron entrada la noche al domicilio de la perrita y, luego de un buen rato de conversación, lograron convencer a su dueña para que se las entregara.

Fueron horas de conversación y convencimiento, en las que le comentaron a la dueña sobre el pésimo estado del perro y el posible lío legal en el que se metería si no se las entregaba; ellas estaban decididas a llevársela de ese ambiente hostil, y así fue.

YouTube: Love Furry Friends

Lo mejor fue la reacción de la pequeña perrita, que levantó su cabeza para mirar a sus rescatistas, así como entendiendo por qué estaban allí y agradeciéndoles por su tiempo. Luego de un par de caricias y de quitarle la cadena —por primera vez en 5 años—, se la llevaron al veterinario para un primer chequeo. En el camino, la bautizaron como Lada.

El examen médico confirmó lo sospechado: Lada tenía una infección a su piel, causada por pulgas; como no fue tratada en este sentido durante tanto tiempo, su pelaje y piel estaban realmente deteriorados. Pero el cariño que le estaban dando tanto el veterinario como sus rescatistas era suficiente para que moviera su cola de felicidad.

YouTube: Love Furry Friends

La pequeña tiene que estar un mes más en la clínica, ya que su caso requiere tratamiento constante y aún tiene que estabilizar su peso.

Sin embargo, ya conoció el cariño y el amor de sus nuevos amigos y amigas, que la visitan diariamente para ver su progreso: ha subido de peso y su pelaje está creciendo de nuevo.

Pronto, Lada estará lista para ser dada en adopción y comenzar nuevamente con su vida. Esta vez, podrá tener la certeza de que nunca más será maltratada ni encadenada en su vida.

Puede interesarte