Por Fernanda Peña
24 mayo, 2017

“Te necesito más espontáneo, como si te tomara por sorpresa”.

Geer Weggen es un fotógrafo sueco cuya pasión por la fotografía salvaje. Comenzó a una edad avanzada mientras trabajaba como carpintero en el patio de su casa y desde entonces, lleva cuatro años sacando estas estupendas fotos de cuanta ardilla pelirroja se posa en su patio. Pero esta vez Weggen advirtió una novedad…

Según dice, parece que las ardillas han vencido la timidez y han comenzado a acercarse y a curiosear con su cámara.

“Este año, las ardillas comenzaron a subir en mi cámara durante la sesión y eso me dio la idea de dejarlas hacer el trabajo de la foto. En total hay cuatro ardillas diferentes en estos disparos”.

-contó Weggen en BoredPanda.-

“He estado fotografiando ardillas salvajes durante cuatro años y ahora ellas me sacan fotos a mí”.

-agregó.-

1. Así lucían las fotos salvajes de Wegger


2. Hasta que las ardillas se sintieron cada vez más cómodas con su presencia


3. Ahora posan y se acercan más al lente


4. E incluso juegan a ser fotógrafo y modelo, entre ellas


5. También permiten al curioso Wegger involucrarse


6. Pero ahora son ellas las que toman el control


7. “Esa cola peluda luce muy bien con el paisaje”. ¡No se diga más!


8. “Un poco más espontáneo”


9. Oh, oh


10. Durante esta sesión hubo al menos cuatro ardillas diferentes… ¿Lo notaste?

Y por si te preguntabas, las fotos las sigue tomando Weggen, por supuesto.

Puede interesarte