Por Pamela Silva
3 abril, 2019

Todos los perros deberían tener sus jueguetitos desde que son cachorros y no tener que ser usados para reproducirlos en masa para ganar dinero 😞

Los criaderos, fábricas de cachorros o granjas de perros -cómo quieran llamarlo- son lugares donde las perras son reproducidas constantemente para engendrar cachorros que posteriormente serán vendidos (como imaginarán, los perros son de raza y por ende, generan bastante provecho económico para sus dueños).

Katarina era una de esas perritas, una pequeña yorkshire de 10 años que pasó toda su vida encerrada en uno de esos criaderos, reproduciéndose constantemente para generar ganancias económicas.

Eso hasta que los rescatistas de Hub City humane Society de Mississippi la rescataron del lugar de sus tormentos y la colocaron en un hogar temporal.

Facebook Hub City Humane Society

Ashleigh Reader está cuidando de la perrita por el momento e hizo algo que la pequeña Katarina nunca imaginó que podía suceder: ir a un Petsmart.

La perrita pudo por primera vez en su vida no solo tener un juguete, sino que escogerlo ella misma entre las cientos de opciones que tenía disponible.

Obviamente, la pequeña Katarina estaba más que emocionada por elegir su nuevo juguete -el que esperamos sea el primero de muchos, porque esa señorita merece que la mimen por el resto de su vida-.

“¡Esto es lo que sucede cuando llevas a un perro a Petsmart, que ha vivido toda su vida en una fábrica de cachorros! ¡Estaba un poco emocionada!». 

Los criaderos existen, son lugares terribles donde los animales son usados y vendidos como objetos. No importa que después cuiden con amor a esos cachorros, tienen que saber que sus madres fueron usadas para ganar dinero. 

Por eso siempre hay que repetir algo: adopten, nunca compren, siempre adopten.

Puede interesarte