Por Leonardo Granadillo
16 enero, 2020

En medio de la desilusión que hay por la muerte de al menos 25.000 ejemplares en la isla de Australia a costa de los incendios, ver a pequeños dar sus primeros pasos brinda esperanza en una especie que está «funcionalmente extinta».

La situación en Australia ha sido tan crítica, que se convirtió en un hecho que sensibilizó a todo el planeta. Las pérdidas han sido impactantes, se estima que al menos 10 millones de hectáreas de la isla han sido alcanzadas por las llamas, mientras que más de mil millones de animales han fallecido directa o indirectamente gracias al fuego.

Queensland Police Service

Algunos perdieron la vida ante las llamas, otros se desplomaron por el calor y la sed. También están los que al ver destruido su ecosistema, ni siquiera tenían dónde encontrar comida. Pero dentro de lo malo, también hemos visto algunas noticias esperanzadoras.

NSW Office of Environment & Heritage

Los donativos están empezando a surtir su efecto y hemos visto como por ejemplo como han llovido alimentos para esas especies que no tienen que comer, también, hemos sido testigos de cientos de rescates y estrategias que se están implementando para preservar la vida animal.

No muy lejos de todo, en Nueva Gales del Sur (Australia) ya trabajan en el futuro. El Australian Reptile Park está brindando alimento, cuidado, medicamentos y las mejores atenciones a todos sus animales. Especialmente a sus koalas, los cuales han sido declarados funcionalmente extintos.

Lucy Francis

Con la alerta latente, el recinto ha prestado mucha atención al desarrollo de sus ejemplares, como Elsa (por la princesa de Disney), una pequeña que llegó a muy temprana edad debido a que su mamá no podía producir leche. Rápidamente todos los cuidadores se enamoraron de ella, y cómo no:

Australian Reptile Park

Elsa ya no es una bebé, ya tiene 10 meses de edad y hace tan solo unos días (justo en esta época de incendios) llegó el momento de ingresarla en el ‘preescolar’ del parque. Es decir, alejarla por un momento los brazos de Hayley Shute (su madre humana que la ha criado hasta en su casa) y presentarle a la manda.

Australian Reptile Park

Hayley hasta se levantaba de madrugada para alimentarla como lo suelen requerir los koalas y no podía estar en ningún lugar sin ella, porque los koalas en sus primer año no se pueden despegar de su figura materna.

Australian Reptile Park

Ahora Elsa aprenderá a trepar, a encontrar comida, todo lo que requiere para poder crecer sola.

«Como madre que soy, esto no es muy distinto a ver partir a tus hijos al enviarlos a su primer día de clase», declaró la cuidadora Hayley al Daily Mail. Acá el video de Elsa empezando a relacionarse:

ELSA GOES TO KOALA PRE SCHOOL!

❄️ELSA THE KOALA GOES TO KOALA PRE SCHOOL! ❄️Elsa has grown up so fast! It's now time for her to spend an hour or so a day getting to know our other koalas in a koala pre school program!

Posted by Australian Reptile Park on Tuesday, January 14, 2020

Incluso sin la presencia de los incendios, por las cifras de los últimos años se estimaba que la extinción de esta especie se produjera para 2050. Ahora, con la pérdida de 25.000 de los 50.000 que habían en la isla, su adiós parece cuestión de tiempo.

Puede interesarte