Por Francisco Armanet
26 octubre, 2017

Perdió la mitad de su peso y en las actuales fotografías luce tan feliz como atlético.

Es cierto que hay ocasiones en las que el amor por sí solo no es suficiente. Digo, también se necesitan otro tipo de cosas para vivir, como son el dinero, la disciplina, la salud, etc. Sin embargo, para un labrador café de 8 años bastó solamente con una leve cuota de afecto para salir adelante y cambiar su vida radicalmente. Se trata de Shiloh, un perro que vivía en manos de una familia poco cuidadosa y atenta, y que terminó sufriendo las negativas consecuencias que la desconsideración trae consigo.

El can tenía un sobrepeso evidente (pesaba 70 kilos cuando lo recomendado para labradores es 35), además de una mirada triste y melancólica.

Facebook / Keeping Up With Shiloh

Fue en ese momento cuando quienes lo ‘cuidaban’ terminaron por abandonarlo completamente, cosa que Heidi Fiore y su familia aprovecharon para adoptarlo de una vez por todas.

Entonces, en poco tiempo, ya estaba junto a ellos en una nueva casa, con nuevas energías y un amor que tardaría muy poco en mostrar resultados.

Facebook / Keeping Up With Shiloh

Pero a pesar de que ahora estaba en buenas manos, su condición de salud lo ponía en riesgo. Entonces, Heidi decidió poner manos a la obra y comenzar un plan de ejercicio y alimentación que le devolviera la vitalidad a Shiloh.

En la foto, aparece descansando en medio de una caminata.

Facebook / Keeping Up With Shiloh

Paseos diarios, planes de ejercicios y una estricta dieta, fueron las estrategias empleadas. Al cabo de los 2 primeros meses, empezaron a notar los resultados: el labrador perdió cerca de 10 kilos.

Facebook / Keeping Up With Shiloh

En la actualidad, Shiloh ha bajado casi a la mitad de su peso (39 kg) y se le ve correr y jugar con una energía que nunca antes había tenido.

Facebook / Keeping Up With Shiloh

Es inmensamente feliz, y sólo necesito una pequeña muestra de amor.

Puede interesarte