Por Constanza Suárez
27 diciembre, 2019

Los rinocerontes negros han sido reubicados gracias a la ayuda de soldados británicos. Quedan solo 5.500 ejemplares en la naturaleza.

5.500 rinocerontes negros viven en la naturaleza hoy porque los cazadores han destruido gran parte de su especie. Les quitan sus cuernos para venderlos en la zona oriente, donde terminan convirtiéndose en “medicina”, afrodisíacos o joyas.

Pixabay

Tropas del 2º Batallón Royal Rifles de Gurkha se unieron con conservacionistas y guardabosques en el Parque Nacional Liwonde de Malaw en un intento por acabar con el comercio ilegal de vida silvestre.

PA

Los Gurkhas ayudaron con una de las reubicaciones internacionales de rinocerontes más grandes hasta la fecha. El proyecto fue liderado por Parques Africanos en conjunto con el Departamento de Parques Nacionales y Vida Silvestre de Ezemvelo KZN Wildlife de Malawi.  

Según aseguró el grupo de conservación African Parks, 17 de los animales de 1,4 toneladas fueron transportados por aire y por carretera desde KwaZulu-Natal en Sudáfrica hasta su nuevo hogar en Malawi. 

El comandante Jez England, al mando del equipo británico de lucha contra la caza furtiva en Liwonde, dijo que la operación había sido “enormemente exitosa”. 

PA

“No solo compartimos habilidades con los guardabosques, mejorando su eficiencia y capacidad para patrullar áreas más grandes, sino que también brinda una oportunidad única para que nuestros soldados entrenen en un entorno desafiante”, dijo según Metro. 

“Ayudar con el movimiento de rinocerontes fue un final apropiado para nuestro tiempo en Malawi, acercarnos a los animales que estamos aquí para ayudar a proteger fue una experiencia que los soldados no olvidarán”, agregó.

PA

Hasta la fecha, el ejército ha ayudado a entrenar a 200 guardaparques en el país y evitando la caza de especies de alto valor en Liwonde desde 2017. 

El objetivo de esta iniciativa es aumentar la población de rinocerontes en la región y preservar esta especie en peligro crítico. Desde su lanzamiento, African Parks continúa monitoreando a los animales mientras se instalan en su nuevo hogar.

 

 

 

 

 

Puede interesarte