Por Diego Aspillaga
19 mayo, 2020

Beatryz Costa no puede esperar a que su hijo nazca para compartir este hermoso recuerdo. Siente que el ave «bendijo» la habitación con su presencia.

Hay veces que la naturaleza hace todo lo posible por sorprendernos y recordarnos de las maravillas presentes en nuestro planeta, y el siguiente caso es un gran y hermoso ejemplo de esto.

Beatryz Costa está pasando por un momento mágico. La joven está embarazada y junto a su esposo esperan su primer hijo. A pesar de la crisis del coronavirus y de todos los problemas que esta ha provocado en el mundo entero, Beatrys y su esposo están viviendo en un mundo de fantasia endulzado por la emoción de conocer al nuevo integrante de la familia.

Beatryz Costa

La pareja oriunda de Brasil ya tiene todo preparado. Los pañales están guardados, el nombre ya está elegido y la habitación de su nuevo hijo ya está lista para recibirlo con todas las comodidades posibles. 

Pero lo que los Costas no esperaban era que un visitante emplumado pasara por esa habitación de antemano e hiciera de la espera prenatal un momento aún más especial.

Beatryz Costa

A principios de esta semana, Beatryz estaba limpiando algunas cosas de esa futura guardería cuando notó una figura curiosa, una con un pico naranja brillante, parada sobre el techo fuera de la ventana. Era un tucán salvaje, nativo de la región.

Estas hermosas aves están en peligro de extinción y el sólo hecho de verlas de cerca es todo un lujo que Beatriz agradecía. Lo que ella no sabía era que el ave no sólo se dejaría ver, sino que se acercaría y acompañaría a la futura madre unos minutos. 

Beatryz Costa

Como nunca antes había visto un pájaro así de cerca, Beatryz comenzó a grabar un video, sin darse cuenta de cuán cercana y personal sería esa visita:

«Fue una sorpresa. Estaba muy feliz. Era la primera vez que un pájaro así se acercaba a mí», dijo Beatryz a The Dodo. «Ciertamente hizo que mi día fuera más alegre, al recibir la visita de un pájaro tan hermoso».

Beatryz consideró brevemente alimentar al pájaro, pero recordó que hay una ley en contra. Pero el tucán no había planeado quedarse mucho tiempo, de todos modos. «Voló por la ventana y voló hacia los árboles», dijo Beatryz.

Aunque la visita fue breve, Beatryz no la olvidará pronto. Está ansiosa por compartir la historia con el futuro ocupante de la habitación, su hijo.

«La habitación está aún más bendecida», dijo Beatryz. «Estoy aún más feliz ahora cuando entro en la habitación después de la visita del tucán».

Beatryz y su esposo están en las nubes. Además de estar a punto de recibir al niño producto de su amor, una exótica y bella ave se encargó de «bendecir» la habitación del pequeño y entregarles un recuerdo inolvidable para pasarle a su nuevo hijo. 

 

Puede interesarte