Por Romina Bevilacqua
10 junio, 2015

¡Despierta mamá! ¿Te sientes mejor? Yo te cuido…

Quien dice que los animales no tienen sentimientos, simplemente no ha abierto bien los ojos. Después de que un automóvil atropellara a una koala y su cría en Brisbane, Australia, ambos fueron trasladados de urgencia al hospital del zoológico de Australia. El pequeño sólo había sufrido algunas heridas, pero la situación de la madre era mucho más complicada. Tenía un pulmón perforado y si no la trataban pronto, moriría.

Koala-Australija1

Australia Zoo

Los especialistas del zoológico organizaron una cirugía de emergencia y cuando llegó el momento de atender a la koala, notaron un pequeño inconveniente. El pequeño de seis meses, probablemente muy asustado después de la traumática situación, no quería dejar a su madre y se aferraba a ella con fuerza. ¿La solución? Operaron a la madre y drenaron el líquido en su pulmón y dejaron que el pequeño estuviera junto a ella durante toda la cirugía.

Koala-Australija-620x350

Australia Zoo

Como verás en las fotografías, pareciera que el koala sólo quería que su madre supiera que él estaba cerca para cuidarla y que no la dejaría sola, y probablemente fue justamente eso lo que pensaba este pequeño cuando abrazaba a su madre y sostenía su cabeza con sus pequeñas patas. La buena noticia es que después del impacto ninguno de los dos sufrió fracturas en los huesos, y que la operación de la madre fue un éxito. Sólo falta que recupere sus fuerzas mientras es tratada con antibióticos para que vuelvan a su hogar.

Koala-Australija2

Australia Zoo

Puede interesarte