Su mejor amigo de cuatro patas fue diagnosticado con cáncer terminal y solo una operación podía mejorar su vida… no dudó en conducir miles de kilómetros para salvarlo.

Cuando del bienestar de nuestras mascotas se trata, haremos todo lo posible por que sean muy felices en esta vida. Y si enferman, no cabe duda de que buscaremos el tratamiento más efectivo para aliviarlos y así puedan seguir disfrutando con nosotros y siendo parte de nuestras vidas.

Muy claro lo tenía el veterano del ejército estadounidense, David Broido, quien debe su sanidad mental y emocional únicamente a su perro, pues luego de su servicio en guerras, sufría de un trastorno de estrés postraumático que solo se calmó cuando conoció a Bones, su inseparable amigo de 4 patas.

Le habían recomendado adoptar una mascota para aliviarse, y dos años después rescató a su compañero… pero nunca imaginó la grandiosa terapia que sería llevar un perro a casa.

David Broido

Con los años, ambos hicieron de todo juntos. Pasaban la tarde divirtiéndose y atesoraron un montón de momentos juntos, incluidos muchos viajes por las carreteras de Estados Unidos.

Pero el 2 de junio de 2017, su dueño recibió noticias devastadoras. Bones había comenzado a levantar su pata trasera izquierda cada vez que caminaba, así que preocupado lo llevó al veterinario y se enteró de una triste realidad.

Su compañero de aventuras tenía osteosarcoma, un tipo de cáncer de huesos que era fatal.

David Broido

Y había una sola forma de salvarlo: amputando su pierna.

Al conocer la noticia, Broido estaba totalmente devastado. No tenía el suficiente dinero para someter a Bones a la intervención, pero también tenía claro que no podía rendirse. Su amigo lo había ayudado a recuperarse, y ahora le tocaba a él devolverle la ayuda… así que pasó todo el fin de semana investigando soluciones.

Pronto tuvo un plan: con la ayuda de una página GoFundMe creada por sus amigos, decidió conducir desde Los Ángeles a Filadelfia, donde el costo de la cirugía de Bones sería mucho menor… aunque no tenía la suficiente certeza de si lograría reunir el dinero para pagar tanto el viaje, como la operación.

Lo que sí sabía, es que sería una aventura más al lado de su perrito.

David Broido

«Estaba bastante seguro de que este iba a ser el último viaje por carretera que tendríamos«, contó su dueño. «Tenía que hacerlo realmente increíble«.

Y así fue.

Visitaron el Parque Nacional Arches para ver algunas de las increíbles formaciones rocosas de Utah, además pasaron por el Ghost Rock en la misma ciudad, e incluso se detuvieron en el Gateway Arch en St. Louis.

David Broido

Y obviamente para convertirlo en un real viaje de carretera, dormían juntos en la parte trasera del auto en un estacionamiento de Walmart.

David Broido

Así, cuatro días después, al fin estaban en Filadelfia.

Y presenciaron algo que no se esperaban. La comunidad se había enterado de la historia a través de GoFundMe y se habían unido para salvar a Bones.

«Para cuando llegué a casa, la página web había alcanzado su objetivo original», recordó Broido, lo que significaba que podía seguir adelante con el costoso procedimiento para salvar a su perro.

Y la cirugía fue un total éxito.

David Broido

Por ahora Bones se está recuperando muy bien y pronto recibirá un carrito para ayudarlo a caminar mejor mientras se acostumbra a estar con una pata menos.

George Zerumski

Lo mejor de todo… es que ambos podrán seguir sumando aventuras juntos.

Puede interesarte