Por Antonio Rosselot
12 septiembre, 2019

Algunas almas están hechas para estar juntas por siempre…

No es sorpresa que perder a un mejor amigo es una de las cosas más duras que nos pueden pasar en la vida, sin importar si ese amigo es humano, animal o peluche: siempre duele de la misma manera. Todos los que han vivido esa experiencia darían lo que fuera por recuperar a ese amigo, pero no todos tienen suerte en su aventura… excepto Nicole Grimes, una chica de Pennsylvania (EE.UU).

Grimes compartió su emocionante historia en un post de Facebook. Resulta que cuando ella tenía 10 años —y antes de que naciera su hermano—, quería mucho tener un cachorrito que fuese su mejor amigo. Por eso, su abuela le regaló una pequeña perrita mezcla de razas pomeranianpoodle, de la cual Nicole se enamoró perdida e instantáneamente: la bautizó como Chloe.

Nicole Grimes

«Un día, mi madre y mi abuela me fueron a recoger en auto a la escuela y vi a la cachorrita sentada en las faldas de mi abuela, con un bello moño color rosa en su pelo. La amé inmediatamente».

Nicole Grimes en Facebook

Nicole Grimes

Una chica de esa edad probablemente pensaría que no había manera alguna de que la separaran de su querida mascota, pero lamentablemente, ese no fue el caso de Nicole: su padre consiguió un trabajo en el cual no le permitían tener un perro en casa, así que con toda la pena del mundo, la chica se vio obligada a entregar a Chloe a una protectora animal, después de sólo 4 años estando juntas. Nunca más volvió a saber de ella… hasta hace unos pocos meses.

Ahora, la historia da un salto de 7 años. Nicole estaba mirando Facebook y se encontró con una publicación de una amiga suya, la que necesitaba reubicar a su perrita de edad avanzada. A Nicole le pareció familiar el aspecto de la canina, que también se llamaba Chloe, así que decidió adoptarla de inmediato.

Nicole Grimes

«Cuando la adoptamos, se aclimató inmediatamente a nuestra casa. A medida que avanzaba el día, casi todas las cosas que hacía me recordaban a mi vieja Chloe, ya que eran realmente las mismas acciones. Anoche la estaba acurrucando y sólo lloré, porque esa perrita me estaba abrazando de vuelta, la mantuve cerca de mi corazón. Sabía que ella era mi Chloe».

Nicole Grimes en Facebook

Nicole decidió investigar más, ya que las coincidencias eran demasiado fuertes. Finalmente una cosa llevó a la otra, logró identificar el chip de la perrita y confirmó las sospechas iniciales: era la misma Chloe a la que había dejado atrás hace largos 7 años. Nicole dice que este reencuentro se dio gracias a la energía de su abuelita, que falleció años atrás.

Nicole Grimes

«Mi mamá ha rezado mucho últimamente para que mi abuela le mande una señal desde el cielo, y estamos seguros que ésta es. Estoy tan feliz, entusiasmada y bendecida por tener a esta perrita de vuelta y poder amarla durante todo lo que le queda de vida. Ni en mis sueños más locos pensé que vería a esta perrita de nuevo, pero aquí está».

Nicole Grimes en Facebook

Nicole Grimes

Algunas almas están hechas para estar juntas por siempre…

Puede interesarte