Por Felipe Costa
1 abril, 2021

En los rincones, entre los arbustos e incluso bajo tierra, su espíritu pirata lo hizo esconder un lote de juguetes que no le pertenecían, pero eran como su tesoro.

Detrás de unos tiernos ojos siempre puede esconderse un secreto, incluso con los perros. Todos los peludos tienen sus manías, algunos aman jugar a recoger la pelota, otros pasar el día mordiendo cosas -incluyendo los muebles-, pero hay unos pocos como el chihuahua Frank, que adquirió un particular gusto por robar juguetes que no le pertenecen y lo más increíble es que pareciera saber que estaba haciendo algo indebido, informa Metro.

Jam Press

Frank, tiene 4 años y pesa menos de 2 kilos. Si bien parece ser un inocente animal, sus fechorías no van tanto desde el lado destructivo, sino en lo estratégico y silencioso. El día que sus crímenes salieron a la luz, todo cobró sentido para Courtney Lyle, su dueña.

Courtney estaba cortando el pasto de su patio delantero, cuando se le ocurrió ir por detrás de su casa, a un sector algo abandonado y por lo tanto descuidado de limpieza, solo que al llegar, dejó la mantención de lado al descubrir cientos de juguetes escondidos.

Jam Press

Sin dudas eran todos los juguetes de suscripción que habían llegado a su casa durante meses para sus tres perros, George, un pastor alemán, Gary, un labrador y su pequeño chihuahua Frank. Todos aquellos artículos que la mujer daba por perdidos estaban escondidos en un rincón del patio y cuando menos se lo esperaba, apareció el culpable.

Sin vergüenza de nada, Frank se acercó a los juguetes moviendo la colita y mirando a Courtney orgulloso del tesoro que tenía acumulado. En el lote estaban los peluches de sus dos compañeros de casa. Durante mucho tiempo, la mujer no entendía por qué desaparecían todos los artículos que compraba de la suscripción mensual y al fin halló la respuesta.

Detrás de los arbustos, entre el pasto e incluso bajo tierra, Frank tenía su propia isla de juguetes que consiguió a costa de otros perros. Más que un ladrón silencioso, todo un espíritu de pirata.

Jam Press

De todas formas, Courtney piensa que es una manía y pasatiempo, más que una fechoría castigable. La relación que tiene Frank con Gary y George es prácticamente de hermandad. Entre los tres se cuidan como familia, comen y duermen juntos, por lo que es imposible que lo haya hecho con maldad. ¡Usa tus propios juguetes para la otra Frank!

Puede interesarte