Imposible contener las lágrimas.

Wagner Figueiredo de Lima, de 34 años de edad, y Sereno, su fiel amigo caballo, pasaron maravillosos días corriendo a toda velocidad. ¡Eran una pareja inseparable! Hasta que un fatal día el joven Wagner tuvo un aparatoso accidente automovilístico del que resultó gravemente herido y no pudo sobrevivir.

Vivían en Paraiba, Brasil, y todos lamentaron la muerte del muchacho, especialmente su amado caballo.

Fuente

Familiares y amigos se reunieron para despedir al joven antes del sepelio y como Sereno lo amaba tanto, Wando, el hermano de Wagner pensó que el caballo querría estar también durante ese momento tan importante.

Pero nadie pudo imaginar lo que sucedería cuando el caballo llegó.

Fuente

Cuando el auto que transportaba a Wagner llegó, Sereno se acercó a él, como si realmente supiera que se trataba del último adiós a su amigo humano. Comenzó a olfatear y a rodear el vehículo hasta que comenzó a relinchar una y otra vez.

Todos los que presenciaron la escena quedaron conmovidos con la reacción que tuvo el caballo con su dueño.

Fuente

Después se reclinó sobre su ataúd y se frotaba. Todos estaban convencidos de que estaba triste porque sabía que no vería más a Wagner.

Fuente
Fuente

Sereno se unió al grupo de personas y caminaron juntos hasta el cementerio para despedirse de él. Durante todo el trayecto el caballo relinchó sin parar.

Fuente

No podemos estar seguros de las expresiones de los animales, pero la de Sereno era claramente de dolor.

Fuente

Por fortuna, Sereno no tendrá que lidiar solo con el dolor. Wando se hizo cargo de él y lo hizo parte de su familia. Sereno seguirá viviendo en un hogar lleno de amor con un amo que lo cuida, quiere, y protege.

Fuente

Mira un momento de la despedida del caballo a su querido dueño.

No sé tú, pero a mi me fue imposible contener las lágrimas.

Puede interesarte