Es inimaginable todo por lo que ha tenido que pasar esta tortuga en el último tiempo.

Cuando Jude Ryder fue al cobertizo para chequear a su tortuga, se horrorizó. Su querida Señora T. había sido atacada por las ratas mientras hibernaba, y sus patitas delanteras estaban en pésimo estado, ya que las habían mordisqueado e intentado comer. 

De inmediato la llevó a un centro veterinario de su localidad en Pembroke, al este de Gales, Reino Unido. En el lugar hicieron todo lo posible por salvar las extremidades de la pequeña, ya que de no poder movilizarse, moriría. Sin embargo, las patas delanteras estaban en tan mal estado, que tuvieron que amputar mucho más de lo pensado, y por consiguiente, buscar otro tipo de solución para la Señora T.

825484df15f3921bfcd1fa10979b7bea_650x

Finalmente y tras horas de ingeniería y diseño del más alto nivel, le inventaron una ruedas, sacadas de un modelo escala de un avión, para pegar con resina y alambre al caparazón. “Ha tenido que aprender a moverse y detenerse. Se impulsa con las patas trasera y al parecer, es mucho más rápida que antes”, comentó su dueño en una entrevista a The Telegraph.

La Señora T. lleva una semana usando sus ruedas estilo turbo, y pareciera, le va muy bien. Tiene 90 años de edad, dos patas y es más veloz de lo que nunca fue y probablemente de lo que sus parientes nunca serán. “La verdad es que se ve feliz, aunque es algo difícil de percibir en una tortuga”, finalizó su dueño.

httpv://youtu.be/osGQr-mMSKk

Puede interesarte