Por Alejandro Basulto
18 noviembre, 2020

El pequeño paquidermo estaba comiendo la caña de azúcar de un cultivo, cuando fue sorprendido por los humanos. Su reacción sin duda fue más conmovedora que efectiva.

En Asia, y por sobre todo en el Sudeste Asiático y en el sub-continente Indio, la presencia de elefantes pastando libremente cerca de los poblados más rurales, es una de sus escenas más características. En esta región del mundo, y debido al peligro de extinción por el que han pasado estos paquidermos, cada vez hay más medidas que buscan velar por su conservación y protección. Por lo tanto, esto ha dado como resultado, que su presencia en zonas pobladas, no sea extraña ni mucho menos motivo de hostilidades.

Pixabay

Se ha intentado lograr una convivencia entre ambas especies, relacionándose virtuosamente los humanos y los elefantes. Y a pesar de que todavía falta mucho para hablar de una experiencia plenamente exitosa, ya hay importantes avances. Como lo que se ve en Tailandia, donde estos paquidermos además de ser una fauna importante y protegida, también son una atracción turística del país, existiendo ahí, en el mejor de los casos, una relación recíproca de beneficios. Y es por eso, por esa convivencia amistosa, que varios elefantes se han aprovechado de esta confianza para robar cultivos.

Pixabay

El que fue el caso de un paquidermo bebé en Chiang Mai, el que se encontraba comiendo caña de azúcar en el campo de un campesino del sector, cuando fue descubierto. Este pequeño elefante, al darse cuenta que los humanos se acercaban, pensó rápidamente donde podía esconderse, dando con un escondite que a lo menos fue bastante hilarante. Ya que este tierno animal decidió ponerse detrás de un delgado poste de luz que se encontraba cerca del campo, creyendo que ahí no lo verían.

9gag

Esta enternecedora escena fue captada por los campesinos tailandeses y posteriormente subida al sitio 9GAG, destacando también el hecho de que este elefante bebé no solo pensó que esconderse detrás del poste sería una buena idea, sino que además creyó que quedándose absolutamente quieto sería indetectable. Afortunadamente, al parecer los habitantes del sector le siguieron el juego por un rato, para que no se decepcionara de sus habilidades de sigilo.

Puede interesarte