Por Juan David Montes
3 junio, 2016

¡Atrápalos ya, hay que atraparlos!

Muchos quisiéramos que los Pokémon existieran en la vida real. Aunque, si lo piensas bien, hay bastantes especies en la naturaleza y explorarlas puede ser tan fascinante como recorrer el mundo con un Pokédex. Esto lo sabe muy bien Spencer K. Monckton, un científico canadiense que dedicó su maestría a la clasificación de especies de abejas en Chile. Uno de sus privilegios fue poder darle el nombre que quisiera a sus hallazgos.

sub-buzz-11534-1464885793-1
Spencer K. Monckton

Fue así como una de las ocho especies descubiertas recibió el nombre científico Chilicola charizard, en honor a Charizard, un Pokémon de fuego.

sub-buzz-8933-1464885354-1
Spencer K. Monckton

Además de justificar la elección del nombre por la tonalidad naranja del insecto y su largo hocico, Charizard es una de las evoluciones de Charmander, el primer Pokémon elegido por Monckton cuando se estrenó el videojuego.

sub-buzz-4842-1464885353-1
Spencer K. Monckton

Monckton dijo que era muy obvio ponerle Beedrill (el nombre de un Pokémon similar a una abeja) a alguna de las especies.

No es la primera vez que Chile es hogar de un Pokémon. El lugar de nacimiento de Mewtwo fue designado con el mismo nombre de un archipiélago chileno: Isla Nueva. ¿Coincidencia? No creo.

isla
The Pokémon Company (Vía Taringa)

Además, Nosepass y Probopass guardan bastantes similitudes con los moais de la Isla de Pascua.

pascua
The Pokémon Company (Vía America Pink ) / Chile 365

Y la chinchilla, otra especie endémica de Chile, parece ser la inspiración de Minccino.

chinchilla
The Pokémon Company (Vía Random Rockers) / Kjersti Holmang

Lo bueno es que esta abeja no te quemará.

Puede interesarte