Hoy vive en un hermoso acantilado en el límite sur del continente americano.

Los halcones peregrinos habitan a lo largo del territorio chileno desde Arica, en el norte, hasta el extremo sur del continente americano en Tierra del Fuego. Esta magnífica especie ha sido amenazada desde el siglo XIX, sufriendo de constante persecución para ser vendidos para cetrería (caza con halcones) en distintas partes del mundo. Incluso el año pasado, en Chile, las autoridades desbarataron a una banda que estaba traficando 14 halcones para ser vendidos a jeques árabes. La historia que hoy quiero contarles involucra a 4 bebés halcones, o más bien a 4 huevos de halcones peregrinos, los que fueron robados por un ciudadano irlandés que fue sorprendido en Sao Paulo.

She is Tara ✈️ #peregrinefalcon #peregrine #peregrino #halcon #halconperegrino #falco #elcastillodelasaguilas

A photo posted by Mauricio Gonzalez (@mauugonzalez13) on

El sujeto transportaba los cuatro huevos de falco peregrinus cassini dentro de una incubadora; se trataba de ejemplares de una variante más pálida de halcones, muy apetecida y a la vez amenazada.

Generalmente, estos pobres animales viajan en terribles condiciones desde Chile y son recibidos en lugares como Dubai, en donde se estila que las familias adineradas regalen a sus hijos un halcón cuando pasan de la adolescencia a la adultez. El problema, es que estos halcones son comprados a traficantes, lo que motiva el desarrollo de este mercado ilegal.

#falconry #falconer #cetreria #halconperegrino

A photo posted by William Jimenez (@lliam_jc) on

De inmediato, comenzó una carrera por repatriar los cuatro huevos a Chile, era necesario hacerlo antes de que los huevos abrieran ya que si los halcones nacían en Brasil, corrían el riesgo de contraer alguna enfermedad. El día 13 de noviembre se produjo el feliz arribo al aeropuerto de Chile, los huevos fueron llevados a un laboratorio del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG).

Pero pese a los esfuerzos y al enorme operativo, dos de los huevos no resistieron el traslado, sólo nació así un fuerte macho, y una hembra cuya salud pronto se complicó, muriendo semanas más tarde.

Jaime Bascuñán, quien registró audiovisualmente todo el proceso de liberación del halcón peregrino macho que sobrevivió, en las cercanías de Punta Arenas, señala:

«Encontramos una pareja que ya tenía un polluelo de similar tamaño y que se había instalado en un acantilado ubicado a 250 kilómetros al sur de Punta Arenas (…)».

-Jaime Bascuñán-

De acuerdo a Bascuñán, el pequeño fue visto siendo alimentado por su nueva madre adoptiva, mientras su padre los vigilaba desde los cielos del territorio.

Christian González, director del criadero de aves rapaces Kreyenborgi, dice que los halcones se caracterizan por ser muy buenos padres y por «no saber contar», es decir, no se dan cuenta si, de pronto, aparece una boca más que alimentar en el nido. Lo que relata es sorprendente:

«En la literatura hay varios casos registrados en que poderosos halcones cazan vivos a pequeños gaviotines, los que al llegar vivos al nido y mezclarse con los volantones propios, terminan siendo parte de la familia».

-Christian González-

Sin duda un animal muy especial, generoso y a la vez letal, usado desde hace cientos de años para ayudar al hombre en la caza y que, por sus maravillosas capacidades, está siendo perseguido y amenazado.

No permitamos que este tipo de situaciones sigan sucediendo.

Puede interesarte