Había que rescatarlo cuanto antes.

En el sur de California, en Estados Unidos, una serie de incendios devastadores amenazaban con consumir más de un vecindario. En una de las áreas, Sylmar, había al menos 12 muertes registradas y muchas personas huían de sus casas para salvar su vida, también lo hacían los animales, pero algunos quedaron atrapados… 

El 5 de diciembre del año pasado, una serie de incendios forestales azotaron al sur de California.

Buscando más noticias sobre el suceso, Gina Silva con su equipo de reporteros comenzaron a recorrer las calles para cubrir el desastre.

Fue ahí cuando descubrieron una casa que se estaba incendiando por completo. Cuando se acercaron, quedaron en shock. Unos enormes dientes se asomaban entre las llamas.

Se trataba de Kenny, un caballo que anteriormente había intentado escapar de su establo pero no había tenido ningún éxito. El animal se había quedado atrapado dentro de las paredes de madera que rodeaban el establo y las llamas estaban en todo su alrededor.

Había que actuar rápido.

Gina y su equipo no pudieron rescatar a Kenny por su cuenta, necesitaban ayuda urgente, pues las llamas y el humo dificultaban su trabajo. Pero los bomberos estaban ocupados apagando el resto de los incendios. Entonces, Gina tuvo una idea, usó sus redes sociales y con ayuda de su alcance al ser periodista local, publicó un mensaje de emergencia desde su cuenta de Twitter.

Funcionó.

Después de 20 minutos, muchos cibernautas que vieron el mensaje ofrecieron su ayuda para salvar al caballo. Un veterinario le dio a Kenny algunos tiros de tranquilizantes mientras otros rescatistas trabajaban en romper la pared y facilitar la salida del animal.

Tras su rescate, fue trasladado rápidamente a una clínica veterinaria donde pudo recuperarse en un ambiente tranquilo. Allí, se descubrió que tenía al menos 23 años. Hoy el caballo se está recuperando y ya se encuentra con su dueño.

¡Larga vida a Kenny!

 

Puede interesarte