Por Lucas Rodríguez
4 julio, 2019

Nadie vaya a acercarle un rifle a ese tierno monito. Esto ya dejó de ser un juego.

En 1968, debutó en los cines de todo el mundo una película que proponía una versión del mundo tan alocado y distante a todo lo que conocemos, que fue un éxito instantáneo; algo tuvo que ver ese espectacular giro inesperado del final también. 

Un planeta tierra en la que las personas fueron superadas por una versión más desarrollada e inteligente de los simios, cautivó la imaginación de las personas. Resulta irresistible imaginar que esos peludos animalitos, que se parecen bastante a uno pero hay una diferencia, van a ser capaces de avanzar desde usar un palito para picarse la nariz a levantar una sociedad y esclavizar a los seres humanos. 

Pero como suele suceder con la ciencia ficción del pasado, lo que parecía una locura termina por convertirse en la realidad. O sino, miren los Ipads de Stanley Kubrick.

Con el Planeta de los Simios está empezando a ocurrir lo mismo. La prueba es una foto que tomó el animalista Gerd Schuster,  en la que vemos a algo que logra ser al mismo tiempo tierno y bastante alarmante.

Con ustedes, un simio usando una lanza como herramienta para cazar. No, no es broma.

@GerdSchuster

Ya ha habido avistamientos previos de simios y orangutanes usando herramientas de la misma manera en la que lo hicieron los primeros seres humanos. Pero una como esta, en la que el simio entiende el concepto de que con ese palo afilado puede atravesar un pez, es la primera vez que se ve. No ignoremos tampoco el hecho de que es una impresionante fotografía. 

Pixabay

Este especimen descubrió que imitando a los humanos locales que pescan en el río Gohong en Borneo, podían alcanzar muchísimo más alimentento del que estaba consiguiendo usando las mismas tácticas y maneras que usaban sus antepasados. Era el momento de dar el paso adelante en la evolución. Deberíamos tomar nota: mientras nosotros estamos obsesionados con crear un smartphone con una batería que dure más de 24 horas, el reino animal nos está comenzando a alcanzar. 

Por muy tiernos que se vean los orangutanes (algo hay en ese pelaje naranjo y parecido a la alfombra de nuestras abuelas), no se equivoquen: estos animales son inteligentes. Y si has hecho tu tarea sobre los monos, no son nada pacíficos. Por eso es que todos debemos hacer nuestra parte en prevenir que ese amigo que todos conocemos, el que no piensa en las consecuencias de lo que hace hasta que las hace, para que no vaya a pasarle un arma a los orangutanes. 

Si hay una película que no queremos ver convertida en realidad, es Her. Esperan, esa ya está ocurriendo. Vamos con El Planeta de los Simios, entonces.

Y bueno, todos a ser más amables con los orangutanes en nuestra vida.

 

 

 

Puede interesarte