Por Samanta Vicens
5 abril, 2016

Tuvieron mucha suerte al ser encontrados por el hombre.

Un hombre se encontraba manejando una tarde por un camino cerca de su casa en Brasil, cuando pasó cerca de un puente y vio algo que lo detuvo. Un caballo marrón estaba parado en la orilla del puente, demasiado inmóvil como para una situación normal. Al acercarse, el hombre se dio cuenta de que el caballo no paraba de mirar hacia abajo, donde había un bulto blanco, y se veía muy preocupado.

El bulto blanco resultó ser un potrillo atrapado entre las tablas del puente, que estaba recostado en una posición muy incómoda mientras su madre esperaba algún milagro. Y el milagro llegó. Por supuesto que la yegua no tuvo ningún problema cuando el hombre se acercó a liberar al pequeño caballo, y menos cuando lo tomó en brazos y lo ayudó a llegar al otro lado del camino.

Mira el video de su rescate

No quiero ni imaginar cómo hubiera terminado la historia si el hombre no los hubiera encontrado.

Puede interesarte