Por Cristofer García
27 marzo, 2020

El nombre del peludo es Nugget y en su collar lleva un montón de cartas escritas a mano para llevaras de casa en casa. Es toda una ternura.

En tiempos tan difíciles como estos que se viven, siempre se encuentran alternativas para levantar la moral de las personas. La emergencia sanitaria detonada por la actual pandemia de coronavirus, ha llevado a millones de personas a resguardarse en cuarentena por medidas de seguridad. Pero en esta comunidad encontraron la forma de subirse los ánimos en cuarentena.

Como bien lo explicó la Organización Mundial de la Salud, no se ha comprobado que los animales puedan contraer COVID-19, por lo tanto los vecinos de esta localidad en Australia confiaron en este tierno perrito para enviar cartas de esperanza a todos, mientras se resguardan en casa.

Sarah Jayne

El nombre del peludo es Nugget y en su collar lleva un montón de cartas escritas a mano para llevaras de casa en casa. Es toda una ternura.

Según relató su dueña, Sarah Jayne a Daily Mail, todo empezó cuando el canino regresó a casa con una carta en el cuello, que le habían enviado a su hija Ava, de 6 años, una de sus amigas. Todos ellos se cumplido la cuarentena correctamente para evitar más contagios por esta enfermedad. Pero eso no les impide comunicarse de esta creativa manera.

Sarah Jayne

«Nuestro perro Nugget llegó a casa con algo atrapado en el cuello. Se lo quité y lo que estaba escrito en él hizo el día de mi hija y derritió mi corazón Ava tuvo influenza el año pasado y fue hospitalizada. Ella todavía ve a especialistas ya que sus riñones fueron afectados. Debido a esto, hemos sido muy cuidadosos con esta situación actual y la hemos mantenido en casa», contó Jayne.

Esta mujer de 40 años aseguró su pequeña, ante la soledad de quedarse tantos días en casa, estaba sumamente aburrida. De ahí vinieron las ideas de las cartas.

«Se ha sentido muy sola, extrañando a sus amigos y saliendo con los vecinos, así que recibir esta carta sorpresa significaba todo para ella. La carta nos hizo sonreír realmente en estos tiempos inciertos, los niños son tan dulces», dijo.

Sarah Jayne

El texto lo escribió una de sus amigas y vecina, la pequeña de Sianne de 10 años. Se conocen desde que son bebés, por eso estar tanto tiempo separadas las entristece. 2Son mejores amigas, como hermanas», expresó Sarah. La carta decía lo siguiente:

«Ava, sé que no podemos vernos ahora, pero aún podemos enviar mensajes a través de Nugget. No sé por qué, pero los perros no pueden portar virus. ¿Lo sé, verdad? ¿Me puede enviar un mensaje para que sepa que todavía está vivo?».

Y finalizaba con la firma de la pequeña: «De Sianne. PD: COVID-19 eventualmente desaparecerá y todo estará bien».

Unsplash

«Cuando lo leí, mi corazón se derritió, qué gesto tan dulce y ver a otro niño tratando de tranquilizar a Ava fue aún más dulce», dijo la madre de Ava.

«Ava estaba tan emocionada de recibir la comunicación de su amiga y ahora las chicas incluso han incorporado la educación en el hogar en las cartas, dándose tareas como escribir poemas y dibujar cosas, por lo que también se ha convertido en una gran herramienta de aprendizaje», agregó.

Sarah Jayne

Esto llevó a que instalaran un buzón en las afueras de su casa para saber cuándo llegaron cartas con el perrito. «Nugget se estaba volviendo un poco flojo con su entrega de correo y las chicas se impacientaban con él, así que preparamos un buzón», dijo.

Unsplash

El perrito también aprovecha de recorrer en vecindario y saludar a los demás residentes. No obstante, a pesar de que no está recibiendo estas cartas directamente desde las manos de otros, sino con ayuda de Nugget, se lavan las manos constantemente para evitar cualquier contagio.

En cuarentena cualquier opción para despejar la mente y distraerse es válida.

Puede interesarte