Por Daniela Morano
3 diciembre, 2018

Era todo parte de un plan de su dueño. “Hace un mes atrás nadie lo quería”, dijo.

Cuando varias personas vieron a un perro sentado afuera del famoso local Target con un letrero colgando de su cuello, de inmediato pensaron que había sido abandonado. Jackson, el perro, llevaba un cartón que decía: “Mi papá me dijo que esperara aquí. – Yo esperando”. Por supuesto que eso generó dudas en los transeúntes quienes no entendían muy bien qué estaba ocurriendo.

Algunos pensaron que había sido abandonado y otros se tranquilizaban al ver su aviso. Los segundos se acercaban a darle de comer y hacerle cariño, mientras que otros simplemente lo ignoraban.

Su dueño, Steve Moore, lo adoptó de un refugio hace unos meses y lleva varios meses entrenando a Jackson. Resulta que esto era parte de su entrenamiento. La idea era que Jackson lograra mantenerse quieto en un lugar, y no ceder antes los regalos de otros, sobre todo si se trataba de comida.

Jackson evidentemente recibió mucha comida pues la gente sentía ternura al verlo ahí tan obediente. Lo que más sorprendió a Moore fue que varias personas tuvieron la intención de llevárselo, siendo que unos meses antes nadie lo quería.

Algunas personas incluso comentaron que les gustaría tener un perro tan obediente como él. “Muchos quieren llevárselo pero hace un mes nadie lo quería en ese refugio. No soy entrenador pero todos pueden serlo, depende de la actitud”, le afirmó a un noticiero local.

El truco está la comida. Con deliciosos premios, Jackson aprendió a obedecer a su amo, con quien tienen un especial lazo.

Uno nunca sabe quién sabe cómo un perro puede cambiar su vida.

Puede interesarte