Por Juan David Montes
17 junio, 2016

Ningún perro fue lastimado en la realización de este video.

David Gomez hace parte del Departamento de Policía de Meridian (Idaho, Estados Unidos). Hace un año atendió el llamado de unos vecinos que se quejaban de un par de perros abandonado, que tenían comportamiento agresivo. Cuando Gomez llegó al lugar se imaginó que sería fácil atender el caso y supuso que se trataría de perros amistosos.

980x
David Gomez

Pero estos animales no querían hacer amigos.

A uno de los perros le salía espuma de su boca, mientras gruñía y rodeaba al policía; el otro mordió su bastón:

“No tengo dudas de que si no hubiera tenido un bastón, me hubiera mordido”. (Vía The Dodo)

El siguiente truco de Gomez fue mover el bastón de un lado a otro, para distraer a los perros, mientras le advertía a quienes se asomaban de sus casas que mejor permanecieran a salvo de los caninos.

Los refuerzos encargados de cuidado animal tardaron en llegar más de lo que Gomez predijo.

Antes de sacar su arma hizo todo lo contrario: les habló como si fuera su dueño y así logró que este duo problemático entrara a la parte de atrás de su coche.

Los dueños de los perros fueron contactados y citados a la corte porque en Idaho permitirle a este tipo de mascotas vagar libremente es un delito.

El video se ha hecho público después de un año por solicitud de Edith Williams, que lidera un grupo en contra de la matanza de perros.

Según Williams, la reacción de Gomez se debe a un entrenamiento ofrecido por Jim Osorio, de Canine Encounters Law Enforcement Training. Un teniente del Departamento de Policía de Meridian asistió al curso y replicó lo que aprendió con sus compañeros.

Aquí está el video completo:

httpv://youtu.be/8PoIwrz1RwY

Las armas no son la primera opción.

Puede interesarte