Por Felipe Costa
1 abril, 2021

El pueblo de Pothakud apagó el alumbrado público por más de un mes al ver el nido de unas urracas orientales dentro de un circuito eléctrico. Hicieron un esfuerzo enorme, pero que valió la pena el día que eclosionaron los polluelos. Un ejemplo de bondad a nivel mundial.

Hasta donde podemos llegar a demostrar bondad los seres humanos con otras especies, es una interrogante que no tiene una sola respuesta. Mientras algunas personas creen que los animales son prescindibles en sus vidas, un pueblo ubicado en el sur de India piensa fervientemente que cualquier vida debe ser respetada, dando el ejemplo cuando pusieron la localidad a oscuras por 35 días para salvar el nido de un ave.

Karuppu Raja

Los habitantes de un pueblo llamado Pothakudi, acaban de dar un ejemplo a nivel mundial, cuando se enteraron que un pequeño generador de energía conectado al alumbrado público tenía adentro un nido de urraca oriental, una hermosa ave propia de la zona. Karuppu Raja, el joven de 25 que las descubrió, regresó a casa, pero sin encender el control eléctrico que tenía designado hacer aquella tarde.

La urraca madre puso tres huevos dentro de la caja eléctrica que encendía los faros de las calles, pero viendo la escena, el joven les dijo a sus vecinos que no se sintió capaz de dar la luz y electrocutar a las aves.

Daily Sabah

Por un grupo de Whatsapp del pueblo, Raja, se comunicó con las 120 familia, enviándoles fotos del nido y comentando que había una posibilidad de salvar a las urracas y eso implicaría no encender el alumbrado público hasta que nazcan y abandonen el nido. Pidió a las familias que tuviesen compasión y a cambio, el se ofrecía para encender el alumbrado cada día apenas caiga la noche.

“La madre había elegido nuestro pueblo y sentí que se lo debíamos a su familia para asegurarnos de que estuvieran a salvo. El mensaje de WhatsApp fue un éxito hasta cierto punto, pero fui de puerta en puerta, explicando la situación”.

–Karuppu Raja a The Hindu

Jim Merritt

Fue así, que el pueblo de Pothakud pasó 35 noches de completa oscuridad en sus calles. A medida que pasó el tiempo, la urraca madre agrandó el nido, haciéndolo todo su hogar y el día en que los huevos eclosionaron, fue gran un evento.

Karuppu Raja

Las 35 luces que alumbran las calles de Pothakud, son lo único que salvan al pueblo de no ser un terreno perdido entre la oscuridad, las mujeres no salían durante las noches y la vida de los habitantes tomó un nuevo ritmo. Si bien algunos nunca se acostumbraron, todos esperaban con ansias el nacimiento de los polluelos urraca.

La aldea de Pothakud se volvió sensación completa en redes sociales cuando se anunció el nacimiento. Muchos no podían creer que de verdad las 120 familias habían hecho todo esto para salvar a una familia de pájaros, un acto de bondad extremo nunca antes visto.

Karuppu Raja

Todos en Pothakud lograron sacar un aprendizaje de esto, Raja, dice que haber aprendido que las urracas orientales temen mucho de la lluvia, por lo que hacen sus nidos en espacios pequeños y cerrados, lo que resuelve el misterio de por qué aquella madre eligió un lugar tan peligroso sin saberlo.

Puede interesarte