Por Romina Bevilacqua
20 mayo, 2015

Gracias a un joven la luz volvió a la ciudad de Tacloban y cambió la vida de estas personas.

Luego de que el tifón Haiyan azotó a Tacloban en Filipinas en 2013, la ciudad quedó en ruinas. Más de 4 millones de personas fueron desplazadas de sus hogares y el 90% de la infraestructura de la ciudad quedó completamente destruída. Los habitantes de la ciudad tuvieron que reconstruirla casi por completo, pero todavía vivían en plena oscuridad ya que los sistemas de electricidad también fueron destruidos.

Por suerte un joven estudiante filipino del MIT llamado Illac Díaz, tuvo la brillante idea de utilizar materiales reciclados para crear lámparas de energía solar ecológicas, que gracias a la asociación con TESDA, fueron instaladas en la ciudad en un par de días. Mira aquí cómo este simple invento cambió la vida de la ciudad:

httpv://youtu.be/JgCpq_GA6UI

Puede interesarte