Por Constanza Suárez
21 noviembre, 2018

Le dieron una manta, un baño y ahora es feliz en su nuevo hogar.

Un hombre divisó una diminuta bola de pelo sobre una alfombra vieja en un montón de basura en la calle. Tras una inspección más cercana, se dio cuenta de que era un gatito acurrucado en sí mismo, sumido en el frío.

A tan solo 7º C el transeúnte encontró al gatito en un vecindario de Jersey City, en Nueva Jersey, Estados Unidos. El animal estaba solo, tratando de mantener el calor con nada más que un trapo viejo. El gato huérfano sufría.

Instagram/rukasthecat/

A su corta edad no podría sobrevivir al amargo invierno, y menos de es forma, por lo que el hombre que lo encontró pidió ayuda en Facebook a un grupo local, ahí una mujer llamada Athina, que suele rescatar animales en la ciudad, se ofreció a llevarlo.

Athina se alivió cuando en su casa notó que el gato estaba alerta, consciente y con una actitud envidiable. A pesar de su buen diagnóstico, aún estaba hambriento. Tan pronto le dio un plato de comida, se lo devoró en un segundo. Comenzó a recuperarse completamente.

Instagram/rukasthecat/

Y estaba listo para un baño, donde le sacaron la grasa y suciedad que lo cubría. Presumía que había estado dentro de un motor buscando calor. Por esto lo llamó Bert, como el personaje de Mary Poppins.

De a poco volvió el calor a su cuerpo y cuando lo cubrió con una manta, el gato comenzó a ronronear en seguida y a rodar para que lo acariciaran. «Pensamos que necesitaría socializar pero luego comenzó a rodar por amor», contó Athina a Love Meow.

Instagram/rukasthecat/

Bert recibió tratamiento para pulgas y ácaros del oído y también medicamentos antiparasitarios para abordar sus problemas estomacales. Comenzó una transformación increíble.

El pequeño ya no necesita preocuparse por la comida y por un lugar donde vivir. Se ajustó rápidamente a su nueva vida y se acostumbró a abrazar a su nuevo dueño. ¡La vida es buena ahora!

Instagram/rukasthecat/

Puede interesarte