Por Catalina Vásquez
18 febrero, 2015

Nunca imaginaron que sufriría tanto por perder a su amigo. 

Una cabra llamada Mr. G cayó en una depresión profunda y dejó de comer tras ser separada de un burro con el que vivió por años. Ambos fueron descubiertos viviendo en una terrible situación de acaparamiento animal, bajo el cuidado de una mujer que con suerte podía mantenerse a sí misma, y no se preocupaba en lo absoluto de la docena de perros y los tres animales de granja que tenía, declaró Animal Place de California, Estados Unidos.

Todos los animales fueron rescatados y enviados a refugios. Pero hubo un punto que no fue bien solucionado. La cabra y su amigo el burro Jellybean, fueron enviados a distintos y lejanos puntos del estado, y nadie hubiese imaginado lo cercanos que eran estos animales, hasta que el comportamiento de la cabra los empezara a preocupar. Estaba absolutamente deprimida, viviendo en una esquina de su corral. No se paraba, y aún peor, pasó 6 días sin salir al exterior, ni comer.

Los cuidadores se dieron cuenta de que debían hacer algo para terminar con esta terrible situación. Y un voluntario decidió manejar por 14 horas hasta traer a Jellybean a su lado.

Ve el video a continuación y descubrirás la felicidad de Mr. G al reencontrarse con su amigo el burro. Es sorprendente.

Su cambio de actitud se notó de inmediato. Salió a recibirlo y a los 20 minutos estaba comiendo de nuevo. Otra maravillosa historia que nos muestra la amistad animal y las fuertes emociones que son capaces de sentir.

Visto en: CBS