Por Daniela Morano
30 octubre, 2018

El pequeño y desnutrido Oreo no se acercaba ni a su mamá.

¿Qué sería de tantos gatitos sin la ayuda de buenos samaritanos? Seguramente muchos no sobrevivirían y otros tantos vivirían en malas condiciones en la calle. Y en el caso del pequeñísimo y adorable Oreo, de seguro seguiría temerosamente escondido en una alcantarilla, lejos de su madre y hermanos. Menos mal aparecieron Thè Kyi Soe y Shaun Chen, amantes de los felinos y dispuestos a todo por ellos.

En Geylang, Singapur, oyeron los leves maullidos de Oreo en una calle cerca de su casa. Ahí vieron al indefenso gatito muy desnutrido, motivo por el que decidieron ofrecerle su ayuda. Eso no sería fácil.

Mount Pleasant Veterinary Group

“Sus rescatistas intentaron tomarlo, pero se escondía en las alcantarillas al fondo de un callejón”, dijo Chan Munling, veterinaria de Mount Pleasant, a The Dodo. “Intentaron atraerlo con comida, pero sólo asomaba su cabeza para comer”.

Días después otro gato apareció, su madre. Y junto a ella, sus tres hermanos. Todos se veían igual de desnutridos que Oreo aunque no había duda de que éste era el que en peor condiciones se encontraba. Cuando por fin se decidió a salir, de inmediato lo llevaron a la clínica veterinaria Mount Pleasant, lugar donde lo dejaron mientras iban en la búsqueda del resto de la familia.

Mount Pleasant Veterinary Group
Mount Pleasant Veterinary Group

Oreo mejoró significativamente, pero seguía teniéndole mucho miedo a toda persona que se le acercaba. La Cat Welfare Society en Singapur ofrecieron hacerse cargo de él y le encontraron un hogar temporal donde vivir, para mejorar su actitud con los humanos.

Semanas más tarde, una familia quiso adoptarlo. “Tienen 3 hijas. La del medio, Sarah Yawen, ama los gatos. Pidió un gatito a su mamá Christine quien le dijo que podían adoptar uno si ganaba una medalla de oro en las Olimpiadas de Nacionales de Matemáticas. ¡Sarah ganó la medalla! Buscaron centros de adopción en Internet y se toparon con Oreo”.

Mount Pleasant Veterinary Group
Mount Pleasant Veterinary Group

Aunque acostumbrarse a su nuevo hogar no fue fácil, las tres niñas se enamoraron del pequeño quien poco a poco se mostraba más relajado en su presencia. Se sienta en la mesa para comer y todas las mañanas juega mientras ellos desayunan.

Mount Pleasant Veterinary Group
Mount Pleasant Veterinary Group
Mount Pleasant Veterinary Group

Los hermanos de Oreo también fueron adoptaron y su mamá -a quien nombraron Mystique- fue regresada al vecindario donde vivía, pensando que por su edad, le sería difícil acostumbrarse a la vida doméstica luego de tantos años en libertad.

Mount Pleasant Veterinary Group
Mount Pleasant Veterinary Group
Mount Pleasant Veterinary Group

“Nuestros veterinarios continúan visitándola y revisándola“, aseguró Munling.

 

Puede interesarte