Por Lucas Rodríguez
18 enero, 2019

Una manera novedosa de apreciar algo que todo el mundo adora: los perros.

Jess Bell, una fotógrafa canadiense, dedica su vida laboral y artística a retratar animales, particularmente perros. Pero a diferencia de esa serie interminable de fotos de tu gato con los labios pintados que tu hermano pequeño no deja de enviarte mientras intentas trabajar/estudiar, su obra tiene un objetivo y un sentido, que la dotan tanto de un justificación como de un valor muy particular.

Bell intenta plasmar su amor y aprecio por los animales recurriendo a su fotografía. Sus tomas intentan capturar tanto la pasión y energía de los perros, como su entrega y amor por sus dueños. En esta sesión de fotos, tuvo la brillante idea de espolvorear a los canes de sus amigos con polvos de diferentes colores, para después hacerlos correr y saltar. El resultado parece algo realmente sacado de una película llena de efectos especiales o los sueños de cualquier fanático de los animales. 


 


 


En la descripción, Jess Bell se encarga de destacar cómo el polvo no solo sirve para darle un efecto impresionante a la foto, sino que también para mostrar la trayectoria del salto del animal, destacando la agilidad y perfección de las capacidades gimnásticas de estos maravillosos animales.

https://www.instagram.com/p/BsbAo54Bn08/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

Ver gente que dedica su tiempo libre a proyectos como este realmente te hace pensar la cantidad de tiempo que perdemos viendo series en Netflix. Pero bueno, ¿próximo capítulo de Elite?

Puede interesarte