Por Romina Bevilacqua
17 enero, 2015

El agua embotellada es una mala idea. El plástico se demora cientos de años en degradarse, cuesta más por litro que la gasolina y su preciado contenido, el agua, debiese ser un bien disponible para todos en todas partes. Las impresionantes toneladas de basura generadas por botellas plásticas han llevado a muchas personas a buscar soluciones más ecológicas, que van desde ciudades que prohíben la venta de agua embotellada hasta la creación de empaques biodegradables. Pero esta vez el ingenio superó toda lógica cuando tres jóvenes inventaron un envase para almacenar el agua que es comestible.

Ooho es una especie de «botella» de agua que se puede comer y su diseño fue inspirado en cómo se forman las gotas de agua. Es flexible, tiene la textura de una gelatina –y la apariencia de una medusa–, es fácil de masticar y aparentemente es sabrosa –aunque su consistencia sea un poco extraña–. Este envase para el agua fue desarrollado por Rodrigo García González, Pierre Paslier y Guillaume Couche en el programa de innovación y diseño “Innovation Design Engineering program” del Royal College of Art y el Imperial College en Londres.

img_3_1381876865_e4da3b7fbbce2345d7772b0674a318d5

Este es el sencillo proceso que utilizaron para crearlo:

1. Al sumergir una bola congelada de agua en una solución de cloruro de calcio, se forma una capa gelatinosa en el exterior del líquido.

2. Luego al empapar la bola en otra solución hecha de extracto de algas pardas, se encapsula el hielo en una segunda membrana. Esto refuerza la estructura y espesa el molde.

Al manipular el agua como un sólido durante la encapsulación, el alga y el calcio se mantienen dentro de la membrana y fuera del agua. La doble membrana gelatinosa es tan fuerte como la piel de una fruta. Incluso se puede colocar una etiqueta entre ambas capas sin utilizar adhesivos y proteger el interior higiénicamente.

Este proceso, llamado esferificación, es un truco culinario que se realizó por primera vez en 1946 –se utiliza por ejemplo para modelar el caviar falso–. Y hacer una sola bola de agua tiene un costo de apenas dos centavos de dólar. Ooho fue uno de los 12 ganadores de los premios de diseño de Lexus, y estuvo en exposición durante la Semana del Diseño de Milán.

Visto en: SmartPlanet

Puede interesarte