Por Lucas Rodríguez
17 enero, 2020

Los de los ojos irresistibles suelen ser los gatos, pero Winnie demostró que los perros son mejores incluso en ese sentido.

Si hay una discusión que sin importar cuánto tiempo pase, nunca va a ser resuelta, esa es la de si los perros o los gatos son mejores. Ambos tienen fanáticos muy duros, así como ejemplos de mascotas que nos hacen creer un día que los felinos son lo mejor, pero la siguiente, que los caninos tienen que ser los vencedores. Cada uno tiene sus propios argumentos a favor o en contra: los perros son más leales, pero los gatos son más interesantes, o que los perros van a estar siempre ahí para uno, pero los gatos saben cuándo estar ahí cuando realmente los necesitas.

En lo que se refiere a sus características físicas, unos siempre han tenido una que otra cosa que el otro no puede superar. No importa la raza de perro, los bigotes siempre van a ser un punto ganado por los gatos. Por otro lado, cuando hablamos de patas, por supuesto que las de los perros son muchísimo más tiernas. Un punto en contención que suelen ganar los gatos, pero no por tanto, es la belleza de los ojos; de hecho, no es raro que se use la expresión «ojos de gato» para referirse a una persona con ojos particularmente bellos. 

@winnie_thecocker

Por mucho que la discusión de los ojos pertenezca a los gatos, hay un espécimen canino que está poniendo esto en duda. Se llama Winnie, es una perrita cocker spaniel, y tiene unos ojos que cualquier princesa de Disney mataría por poseer.

@winnie_thecocker

Winnie tiene unos ojos particularmente grandes y particularmente grandes, lo que le ha hecho ganar una cantidad enorme de seguidores en sus redes sociales. Las comparaciones con una princesa Disney han volado por todos lados, salvo la comunidad gatuna, quienes arden de furia ante la evidencia irrefutable que es un perro, y n uno de ellos, quienes se llevan el premio a los ojos más bellos de todos. 

@winnie_thecocker

Lo único que nos preguntamos, es cómo será convivir con Winnie y sus ojitos. Si ya tener que lidiar con la mirada regular de un perro es difícil, decirle que no a esos ojitos verdes y enormes debe ser físicamente imposible. La cantidad de platos de comida que sus dueños no deben conseguir terminar debido a ella…

Puede interesarte