Por Lucas Rodríguez
7 junio, 2019

Aceptaba cariños de quien fuera, incluyendo del fotógrafo que llevó su historia hasta las manos de quien finalmente la adoptó.

En el mundo hay más perros que personas con la posibilidad de adoptarlos y cuidar de ellos, esto es un hecho. En algunos casos es mejor que así sea: a veces, las personas adoptan perros de los que después no pueden hacerse cargo. Terminan abandonados o viviendo en muy malas condiciones, por lo que es mejor que quienes se comprometen a cuidarlos tengan no solo la intención y el motivo, sino que también los medios para darles la mejor vida posible. 

Baldwin Park Animal Shelter

Entre medio de esta realidad y el abandono absoluto vivía una perrita de más de diez años. Llevaba bastantes en un refugio, debido a que por mucho tiempo nadie había querido adoptarla, lo que nos parece un misterio, teniendo en cuenta lo tierna y simpática que se ve. 

Baldwin Park Animal Shelter

La perrita tuvo la suerte de encontrarse frente a la lente John Hwang, un fotógrafo especializado en animales. John visita con regularidad los albergues y refugios, buscando perros desamparados a los que fotografiar, buscando compartir sus imágenes e historias para que puedan dar con un posible nuevo dueño. 

Apenas vio a la perrita, y ella a él, supo que había un contacto. La perrita se acercó en seguida a la reja, donde se dejó acariciar, mostrando que no había nada en el mundo que le guste más que recibir el cariño de las personas.

Baldwin Park Animal Shelter

Las fotografías de la perrita dieron la vuelta al mundo. Los gestos de ternura comenzaron a sumarse, llegando a ser varios miles más de los que The Dodo se hubieran esperado. 

Baldwin Park Animal Shelter

Sin embargo, quien finalmente acogió a la perrita en su hogar fue una voluntario de un grupo anti-eutanasia para perro llamado Leashes of Love Rescue. Cathi Perez corrió a acoger a la perrita, quien lo primero que hizo fue pedir que la acariciaran en la cabeza. 

Puede interesarte