Por Lucas Rodríguez
18 junio, 2019

La enorme reserva de Mozambique suele ser un objetivo común de los cazadores, pero las medidas de seguridad y preservación que han tomado dieron maravillosos resultados.

De las bestias enormes y maravillosas que aun quedan en el mundo, los elefantes están al menos en el top 5. Su tamaño, sumando al aire sabio y solemne que no hay cómo no asociarle los han vuelto uno de los favoritos de todos los amantes de los animales del mundo. Esto mismo vuelve aun más triste el que sean uno de los objetivos favoritos de los cazadores de animales. Los elefantes se encuentran dentro de las especies protegidas, por lo que es ilegal cazarlos. Pero esto nunca ha detenido a los traficantes de marfil. 

Pixabay

Durante años ha persistido el problema de que los elefantes se encuentran todos en África, un continente que ha tenido problemas desde siempre en casi todos los aspectos posibles. Exigirle a un país que tiene enormes tasas de enfermedades mortales, pobreza y hambruna, que además dedique recursos a cuidar a los animales, resulta casi desconsiderado. Pero aun así, contra todo pronóstico, se ha logrado un hito importantísimo en la conservación. 

Pixabay

La reserva de vida salvaje de Niassa, ubicada en Mozambique, declaró que acababan de cumplir un año sin que ninguno de sus elefantes protegidos cayera víctima de la caza ilegal.

Esto es un logro como nunca antes se había podido celebrar, en cuanto el tamaño de la reserva vuelve casi imposible monitorear todos sus rincones y habitantes. 

Pixabay

La noticia informada por Deutsche Welle, causó furor en casi todos los rincones del mundo. Teniendo en cuenta que los niveles de caza ilegal de elefantes es tan alta, que incluso la naturaleza está tomando medidas drásticas para detenerla, ver que el esfuerzo de las personas está dando frutos, resulta maravilloso.

AP

Este triunfo de la conservación se debería en gran parte a la voluntad política del gobierno de Mozambique. El presidente Felipe Nyusi tomó la iniciativa personalmente, lanzando una serie de reformas y dedicando recursos a lograr una protección efectiva de los paquidermos. Todos los países deberían seguir el ejemplo.

Puede interesarte