Por Antonio Rosselot
7 septiembre, 2020

La historia de Tahlequah y su primera cría dio vuelta al mundo por lo triste de la situación, pero 2 años después, la vida la dio una nueva oportunidad de ser madre y no dudó en tomarla. La comunidad científica se llenó de ilusión con este nacimiento.

Una de las cosas lindas que tiene el ciclo de la vida es que nos permite tener segundas oportunidades, y esto aplica tanto para los seres humanos como también para los animales.

Dicho esto, hoy les contamos con mucho alivio y felicidad que Tahlequah, la orca que se hizo famosa hace dos años por acarrear a su cría fallecida durante más de 17 días y más de 1.600 kilómetros a lo largo del océano, fue nuevamente madre.

Pacific Whale Watch Association

Y afortunadamente, a diferencia de su cría anterior, esta sí nació sana y logró vivir más de media hora.

Hace unos meses se registró que Tahlequah y varias de las otras orcas que residen en las aguas del noroeste del Pacífico estaban embarazadas, gracias a un trabajo con drones hecho por los científicos John Durban y Holly Fearnbach, quienes se mostraron entusiasmados por el nacimiento.

“Estamos muy contentos de que ella haya tenido su embarazo en los tiempos determinados, y esperamos que nuestro monitoreo continuo muestre a la cría en buenas condiciones y documente su crecimiento”.

John Durban a The Seattle Times

Pacific Whale Watch Association

En este grupo controlado de orcas, que por el verano retornó a su hogar en las San Juan Islands, cerca de Seattle (Washington, EE.UU), todas las crías importan: su población total controlada es de un total de 72 orcas, el más bajo en los últimos 40 años. Por lo mismo, el nacimiento de la cría de Tahlequah supone una esperanza para ir ensanchando la descendencia y conservando la especie con el tiempo.

Los científicos cuentan que las orcas han cambiado sus dinámicas sociales de juego y contacto social por misiones estresantes para conseguir comida: están teniendo problemas para sobrevivir ya que su alimento está escaseando, además de sufrir con los ruidos de los barcos a la hora de alimentarse. Por otra parte, la contaminación del mar también está haciendo lo suyo.

Southhall Environment

Sin embargo, hay una nueva integrante en el grupo de ballenas y eso siempre es una razón para celebrar, sobre todo si la madre sufrió tanto en el pasado por su maternidad fallida.

Puede interesarte