Por Camilo Morales
20 noviembre, 2020

Las tortugas marinas de especies verdes, bobas y carey fueron rescatadas en centros donde les curan las heridas, las hidratan y alimentan para ser devueltas al océano cuando son lo suficientemente fuertes.

Un barco de guardacostas de Fort Lauderdale liberó a 200 tortugas marinas en las costas de Florida, Estados Unidos. Los animales fueron llevados en cajas especiales y fueron lanzados al mar a unos 16 kilómetros de las playas.

Pixabay

Dentro de las tortugas liberadas en mar abierto se encuentran tortugas marinas de las especies verdes, bobas y carey, las cuales provenían de un hospital en donde estaban rehabilitándose y en donde estaban evaluando su estado de salud. Se trata del Centro de Rehabilitación de Tortugas Marinas Gumbo Limbo.

Guardia Costera de Estados Unidos

Estos hospitales están regidos por la Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de Florida, una agencia del gobierno estadounidense fundada en 1999 que regula los recursos pesqueros y de vida silvestre del estado.

El teniente Raymond Milne, comandante de la estación Fort Lauderdale habló sobre la liberación de las 200 tortugas marinas y dijo que, como estación se enorgullecen de “nuestro deber de garantizar que las especies marinas protegidas de nuestro país reciban los recursos necesarios para ayudar a su población a recuperarse a niveles saludables y sostenibles, lo que incluye nuestra población de tortugas marinas“.

Guardia Costera de Estados Unidos

Según la Guardia Costera y NBC News, en la temporada de anidación, que es desde el 1 de marzo hasta el 31 de octubre, las tortugas que fueron liberadas, que se conocen como “washbacks” y que tienen unas pocas semanas de vida, viajaron desde su nido al océano, pero luego regresaron a la costa. Los especialistas dicen que esto es una mala señal y de que algo puede andar mal con ellas.

Para estos casos los centros de rehabilitación son imprescindibles, porque esas tortugas que llegan desde el océano generalmente sufren heridas y lesiones provocadas por depredadores. En los centros se les rehabilita, pueden descansar en un tanque y se mantienen hidratadas con líquidos.

Además, son alimentadas para que vuelvan a ser lo suficientemente fuertes para ser devueltas a su hábitat original en la Corriente del Golfo. 

Puede interesarte