Las pequeñas criaturas humanoides se escondían justo debajo de nuestras narices. 

Corría el año 2000 y Jonathan Revett, un fanático de los hongos, se preparaba para comenzar otro de sus recorridos por bosques, caminos y parques en busca de nuevos ejemplares del reino Fungi. En su travesía por el condado de Norfolk, al este de Inglaterra, encontró una especie que nunca antes había visto en el lugar menos esperado: junto a un camino. Era un pequeño hongo con forma humana donde se distinguían perfectamente un par de brazos y piernas y una cabeza oscura con forma de sombrero. Pensó que debía pertenecer a alguna especie de hongos conocidos como «estrellas de tierra«, pero dudó que se tratara de una especie llamada Geastrum quadrifidum, que parece una estrella de cuatro patas.

DSCN5411

Si bien era similar a esta especie, el hongo que tenía frente a sus ojos le causaba cierta intriga. Tomó unas muestras y las envió para que las analizaran. Pasaron muchos años desde aquél día, 15 para ser precisos, pero hoy Revett puede estar tranquilo. Ya sabe que aquél hongo que encontró junto al camino se trata de una nueva especie llamada Geastrum britannicum.

DSCN5406

Según la investigación publicada en la revista Persoonia, que indica que se realizó un análisis de ADN para establecer su relación con los hongos conocidos como estrellas de tierra, el instinto de Revett estaba en lo correcto. Pero lo que más llama la atención es que, pese a que se haya publicado recientemente su hallazgo, este hongo es bastante común según cuentan en Field Mycology y ya se ha encontrado en 15 lugares diferentes al sur de Inglaterra. De hecho desde que encontró su primer ejemplar, Jonathan Revett ha organizado salidas a terreno en ese mismo lugar y ha encontrado estos hongos en diversas ocasiones.

9pDjTEh

Si bien estos hongos llaman bastante la atención por su parecido a una figura humana –en ocasiones también parecen más extraterrestres como el de la imagen superior– no son los únicos que presentan formas parecidas a un hombre en la naturaleza. Sólo basta recordar a las extravagantes orquídeas del hombre desnudo para saberlo.

Puede interesarte