Por Raúl Cobo
1 julio, 2016

Vivía encadenado y sometido a las peores torturas, pero aún así, algo brillaba en sus ojos.

Y si les digo que el orangutÁn que vieron en la portada llegó a perder el pelo por el estrés que le produjo su anterior dueña, ¿me creerían? Me gustaría que no lo hicieran, pero lamentablemente así es como ocurrió con este maltratado orangután australiano llamado Bujing, quien ha sido descrito por quienes lo conocen como: «el orangután más triste del mundo». Y aunque duela decirlo; tiene bastantes razones para ser apodado de esa forma.

IMG_4210
Animal international Rescue

9 años de miseria y angustia ha tenido que soportar Bujing luego de ser raptado cuando aún era un bebé, justo tras haber perdido a su madre.

Bujing fue vendido como mascota por 75 dólares y, para su desgracia, la suerte quiso que su familia de acogida lo tratara sumamente mal: no fue alimentado correctamente, por lo que se quedó escuálido. Además, fue sometido a tanto estrés y desnutrición que perdió la totalidad de su pelo.

35C5411600000578-3665224-image-m-80_1467172181009
Animal international Rescue

 

Su suerte cambió cuando Kylie Bullo, directora del Proyecto de Conservación de los Orangutanes de Perth (Australia), se enteró de la situación, y alarmada reunió a un equipo de rescate para ir en ayuda de Bujing.

«Cuando el equipo de rescate llegó encontramos a “Bujing” encadenado al lado de una casa. Estaba muy delgado y no tenía casi pelo. Los dueños dijeron que cuando era pequeño le daban leche con regularidad, pero sabíamos que eso era mentira».

-Kylie Bullo, al diario Daily Mail, de AUSTR-

saddest-orangutan-trending-large_trans++pJliwavx4coWFCaEkEsb3kvxIt-lGGWCWqwLa_RXJU8
Animal international Rescue

Según pudo constatar la misma Kylie, los dueños de Bujing mantenían encadenado al orangután porque siempre tenía hambre y no dejaba de entrar al jardín del vecino a comerse su comida.

Pero eso no era todo…

Bujing también tenía heridas en la espalda que, según los propietarios, habían ocurrido hace dos meses, cuando se había escapado. Al regresar se dieron cuenta de que tenía dos heridas profundas, como si hubieran sido causadas por un objeto afilado.

IMG_4226
Animal international Rescue

 

 

Finalmente, Bujing fue sacado de sus dueños originales y llevado junto a Kylie y su equipo.

«Es imposible imaginar la tristeza y la desesperación que sintió durante todos los días allí. Pero aún se podía ver una luz de esperanza en sus ojos»

-Kylie Bullo-

IMG_4267
Animal international Rescue

Desde su rescate, Bujing ha prosperado de forma muy saludable en el Centro Internacional de Rescate de Animales en West Kalimantan. Su pelo está creciendo de nuevo y ha ganado peso gracias a una dieta saludable.

Bujing 1
Animal international Rescue

Si bien, Bujin es unos años mayor que sus compañeros, él se ve bastante menor a ellos debido a la desnutrición crónica que sufrió mientras era una mascota.

«Afortunadamente, Bujing ha dejado atrás una vida de miseria y desesperación. Él tiene ahora una segunda oportunidad para vivir»

-Kylie Bullo-

Y ahora, miren en que se ha convertido el que hace no mucho era «el orangután más triste del mundo»

httpv://youtu.be/n2yYV1UvDoY

Puede interesarte