Por Constanza Suárez
21 junio, 2020

Beaù y Rocco se hicieron grandes amigos. “Cuando él se detiene, ella le patea para que lo haga”, contó la dueña.

Beaù ama tanto a los perros como a los humanos, y si no se está pegada a su madre Kayleigh Burrowes, recibe el cariño de su vecino perruno. “Es muy hiperactiva todo el tiempo y le encanta acurrucarse. Es super amigable con todos los perros del vecino, pero tiene una debilidad por Rocco”, comentó su dueña a The Dodo. 

Rocco y Beaù se conocieron hace unos meses y, a pesar de su diferencia de tamaño, se hicieron amigos instantáneamente. Rocco echaba de menos al perro de Burrowes, Jak, que falleció por vejez, y la actitud juguetona del nuevo Staffordshire bull terrier terminó por animarlo. 

Kayleigh Burrowes

“Lo conoció tan pronto como se le permitió salir y automáticamente hicieron clic», dijo Burrowes. (Rocco) realmente extraña a Jak ya que estaban muy cerca, así que Beaù lo hizo más fácil”, dijo Kayleigh. 

Pero Burrowes no se dio cuenta de lo cerca que se habían vuelto los dos perros hasta que atrapó a Rocco dándole a Beaù un masaje secreto en la espalda a través de la cerca.

Kayleigh Burrowes

“Un día, estaba sentado en mi sofá, luego miré por la puerta del patio y Rocco estaba masajeando a Beaù. Pensé que estaba viendo las cosas por un segundo, pero ahora no se detendrán”, contó. 

Burrowes pensó que era gracioso y sacó su teléfono para tomar un video. Publicó el clip en su página de Facebook, donde desde entonces se volvió viral.

Kayleigh Burrowes

Mira el video: 

“El masaje podría continuar todo el tiempo que Beaù quiera que lo haga. Es algo cotidiano ahora”, expresó la madre.  Mientras que Beaù no masajea a Rocco, ella muestra su amor de otras maneras. “Cuando él se detiene, ella le patea para que lo haga”, confidenció. 

Kayleigh Burrowes

Si Burrowes no llama a Beaù adentro, los dos perros estarían felices de sentarse día y noche en la cerca.

 

Puede interesarte