Por Valentina Miranda
18 noviembre, 2021

Lola se había escapado del establo junto a dos vacas, pero cayeron al río en el camino. Todas se salvaron menos ella que quedó atrapada en una zona de difícil acceso, sin embargo con la ayuda de una retroexcavadora salió sana y salva.

Cuando los animales están en una situación de peligro, necesitan siempre la ayuda de las personas para salir bien, sobre todo si son ocasiones muy especiales.

En el municipio de Vila de Cruces (España), los vecinos presenciaron el rescate de una vaca que estuvo por cuatro días atrapada en un área muy difícil de entrar en la orilla del río Deza. Todos estuvieron muy expectantes ante este momento, como dijo una residente a La Vanguardia, “desde jóvenes hasta mayores” querían estar al tanto de Lola, nombre del animal.

La Vanguardia

Lola terminó en ese rincón luego de escapar de su establo junto a dos vacas más, posiblemente porque se asustaron al sentir una amenaza cerca como un lobo, pero como el miedo las dominó sufrieron un accidente en el camino. “Se resbalaron y cayeron al agua”, explicó una vecina del lugar a La Vanguardia.

Los lugareños se dieron cuenta de este terrible momento y se acercaron a ayudarles. Con unas cuerdas lograron sacar a dos del río, pero Lola no tuvo suerte porque le dio fiebre y estaba muy débil, sobre todo por su condición de embarazo y no pudo subir por la pendiente para salir de ahí.

Afortunadamente las demás se encontraban bien y las abrigaron con paja para que recuperen la temperatura ideal de su cuerpo.

La Vanguardia

Tanto el dueño como los vecinos no dejaron de preocuparse por Lola, e insistieron en buscar otras vías para rescatarla. Llamaron a los agentes de Protección Civil del Seprona y hasta al mismo alcalde de Vila de Cruces para que intervenga y colabore, ya que el área era muy complicada de acceder. “El terreno está complicado, es todo de piedra”, explicó una residente a La Vanguardia.

Después de analizar bien la situación y pensar cómo sacarla sana y salva de ahí, trajeron una retroexcavadora para quitar los obstáculos y abrir un camino hacia ella. Esto duró cuatro días, la gente le dejaba comida a Lola y la cubría con una manta en las frías noches. También la protegieron de los lobos que rondaban cerca.

Finalmente la retroexcavadora le abrió una vía de escape y salió de ahí por sí misma, esto fue muy celebrado por todos. Además su embarazo de siete meses sigue en buenas condiciones, como indicó el medio español.

La Vanguardia

Una alegría que ella y su bebé están bien, todo gracias a la ayuda de los vecinos y expertos.

Puede interesarte