Por Lucas Rodríguez
9 julio, 2021

A pesar de los esfuerzos de la fundación Brigitte Bardot, el bovino tuvo que regresar a su matadero en Anglet, Francia. Por lo menos conoció el mundo exterior durante un par de horas.

El concepto de las vacas en un matadero complica a muchas personas, más que nada debido a que como mamíferos, no están demasiado lejos de algunos de los animales con los que nosotros mismos convivimos. Personas que viven en las granjas pueden desarrollar relaciones de afecto con ellas, lo que les hará muy difícil después hacerse a la idea de que fue su amiga, quien ahora está convertida en un trozo de carne sobre su plato. 

Es por esto que historias como la de una vaca que se escapó de un matadero en Anglet, Francia (perteneciente al país vasco de ese estado), dieron esperanzas a muchos de que el animal había encontrado la libertad.

Unsplash – Imagen Referencial

Las autoridades locales informaron de la fuga del animal por redes sociales, dando a entender que se trataba de una especie peligrosa, más que nada debido a que estaría exaltada y no se podría prevenir lo que decidiera hacer. Pero apenas circuló la primera foto, se volvió difícil creer esta narrativa: lo que se ve es una bella vaca que va corriendo libre por los pastizales. 

Eso mismo es lo que debió haber pensado la fundación de la actriz Brigitte Bardot, al ofrecerse para rescatar al animal.

Unsplash – Imagen Referencial

La fundación de la legendaria actriz francesa se dedica precisamente a esto, rescatar animales y luchar contra el maltrato y las condiciones de vida inhumanas para los animales. Esto fue lo que los llevó a ofrecerse para adoptar a la vaca. Pero los dueños de ella no estaba demasiado de acuerdo: para ellos lo que habían perdido era parte de su inversión. 

Fue así como luego de tres horas de búsqueda, las autoridades lograron dar con la vaca escapada.

Unsplash – Imagen Referencial

Neutralizándola usando un calmante, la llevaron de regreso con sus dueños. La fundación Brigitte Bardot hizo lo que pudo para revertir la decisión, pero los dueños del matadero ignoraron sus ofertas. 

TOP / SIPA

Por lo menos nos podemos contentar pensando que esa vaca no vivió toda su vida dentro de las cuatro paredes de un matadero, o cuando no, en una rancho limitado, donde solo se la está engordando para convertirla en una apetitoso filete. Esa vaca conoció algo del mundo exterior y pudo correr libre por un par de horas. Notando lo atlética que se la ve en la foto, por lo menos podemos estar seguros de que logró ejercitarse y jugar. 

 

Puede interesarte