Por Constanza Suárez
20 marzo, 2020

El nuevo bebé es catalogado como un «milagro». Varios de los otros animales que fueron arrastrados no lograron sobrevivir.

Una vaca llamada Dori fue uno de los tres animales arrastrados por la tormenta y que luego fueron encontrados en la cadena de islas que cubren la mitad de la costa de Carolina del Norte, Outer Banks. 

Facebook Ranch Solutions LLC

El animal logró nadar con éxito casi 7 kilómetros de regreso a la costa después de ser arrastrada por el huracán y dio a luz a un dulce ternero que catalogan como un “milagro”.

Pixabay

El pasado lunes 16 de marzo, el grupo contratado para llevar a la vaca preñada a su hogar en Cedar Island, publicó en su cuenta de Facebook una foto de la cría recién nacida, que está siendo aclamada como “ternera marina”.

En la página de Facebook de Ranch Solutions escribieron: “en medio de toda esta tormenta de Coronavirus aquí hay una foto de un ternero que prometimos. Recibimos esta dulce foto de la cría recién nacida, de una de las vacas salvajes de Cedar Island. Capturamos y devolvimos el ganado marino a casa después de que fueron arrastrados por más de cuatro millas a una isla barrera durante el huracán Dorian en septiembre pasado”.

Pixabay

Según el rancho, el adorable ternero nació con un ojo azul y un ojo marrón, una condición rara que se encuentra tanto en humanos como en animales.

Woody Hancock, residente de Cedar Island explicó a McClatchy News que acercarse a la madre y la cría para una foto ha sido casi imposible.

Pixabay

“El ganado salvaje que vivía en Cedar Island no estaba acostumbrado a ver humanos o hacer que se acercaran a ellos», dijo el Servicio de Parques Nacionales del estado, según The Charlotte Observer.

Dori y su cría son realmente un milagro, pero lamentablemente muchos otros animales no tuvieron esa suerte.

Pixabay

Cuando el huracán Dorian generó un enorme «mini tsunami» de dos metros, Dori y docenas de otros animales fueron arrastrados, incluidos 28 caballos salvajes, y todos terminaron desapareciendo. 

Por lo tanto, no es de extrañar que la cría de Dori haya sido aclamada como una «cría de mar» después de que superó con éxito los obstáculos y pudo nadar de vuelta a la costa.

Unsplash

Esta escena solo demuestra lo que las madres están dispuestas a hacer para salvar a sus crías.

 

 

 

 

 

 

Puede interesarte