Por Felipe Costa
6 abril, 2021

El animal comienza escuchando la canción de Leonard Cohen y termina recostándose en los pies de la mujer, como si se tratase de un bebé que disfruta de su canción de cuna.

A todos nos gusta la música, es prácticamente una expresión natural del ser humano, así como una extensión de lo que somos. Por medio de las melodías, somos capaces de transportarnos a magníficos mundos donde podemos imaginar y conectarnos sentimentalmente, pero ¿pueden los animales también sentir algo parecido? Una vaca que circula por interne nos demuestra que posiblemente sí.

Apoyo – Pixabay

Un video difundido en Instagram por el usuario Santuário Amor que Salva, muestra cómo una vaca en pleno campo, se recuesta en las piernas de quien parece ser su dueña, mientras ella le canta una dulce canción acompañada de la guitarra. La  famosísima canción Hallelujah, en versión canción de cuna parece ser el secreto para hacer dormir a cualquiera, incluso a un animal.

La vaca, que aparece tranquila al principio del video, termina cabeceando cada vez más con el tema de Leonard Cohen, al punto en que simplemente cierra sus ojos y cae en los brazos de morfeo.

Santuário Amor que Salva

Para sorpresa de muchos, no solo las vacas, sino muchos animales, en general mamíferos, pueden llegar a reaccionar con la música, no siempre como los humanos, pero estudios neurológicos como los del doctor Josh MacDermott, han observado el fenómeno con resultados impresionantes, por ejemplo, los simios parecen reconocer mejor la música en general, pero son amantes de los ritmos lentos y más silenciosos, llegando a irritarse con aquellos más movidos.

En cuanto a las vacas, se las conoce por ser animales muy sociales que pueden hacer grandes vínculos con sus cercanos. A través del tiempo se han utilizado técnicas para controlar grandes manadas, como por ejemplo usando sencillas campanilla para llamarlas. Su reacción a ciertos sonidos puede llegar a ser más complejo de lo que se cree.

Ya está demostrado que estos animales son más que leche y carne, que tiene sus sentimientos y son capaces de demostrarlos, ya sea saltando alegres por la pradera o disfrutando una tranquila serenata que les permita conciliar el sueño.

Puede interesarte