Su llanto realmente era desgarrador…

Este miércoles 23 de junio en Canadá,  un grupo de orcas aparentemente estaban cazando lobos marinos cuando una de ellas se arriesgó demasiado. Se acercó mucho a la costa y quedó varada sobre las rocas. No podía moverse, ni escapar y la marea comenzó a bajar. Sabía que estaba en problemas y comenzó a llorar desconsolada y a pedir ayuda. Un hombre vio a la ballena en problemas y supo que tenía que hacer algo para ayudarla. Llamó a las autoridades y pronto un equipo de rescate  de For Whales, junto a unos guardacostas de la Bahía de Hartley en Columbia Británica, llegaron al lugar para ayudar al animal que ya estaba muy estresado.

Su corazón latía rápidamente y sus llantos eran desgarradores. Pero después de un tiempo la orca pareció entender que esas personas estaban ahí para ayudarla. 

11011273_912424138818037_8148012853413225538_n

Whale Point

Los rescatistas la calmaron y pusieron años húmedos sobre ella para protegerla del calor y el sol. No podían arrastrarla con cuerdas, porque su piel se desgarraría.

11755079_912426375484480_3470278980635844206_n

Whale Point

Solo quedaba esperar a que la marea subiera nuevamente y asegurarse de que la orca estuviese húmeda todo ese tiempo. 

11236426_912426432151141_8490627162816352148_n

Whale Point

Finalmente después de más de 6 horas de trabajo, la orca pudo volver al agua sana y a salvo.

11745873_912423878818063_4602152574344400902_n

Whale Point

«Hoy fue en día de grandes emociones. Un gigantesco agradecimiento para ustedes, esta asombrosa comunidad, que se ha unido tan rápidamente para proteger lo que es sagrado», señaló Whale Point en su página de Facebook.

 

Puede interesarte