Por Constanza Suárez
21 agosto, 2019

Y su linda carita vale cada una de las fotografías.

Un fotógrafo japonés que se identifica en las redes sociales como mamekoro51, se dedica a capturar las escenas más adorables: animales bebés. 

En una reciente visita al Parque Cultural Natural Inokashira en la ciudad de Musashino, Tokio, el amante de los animales se encontró con una adorable familia de suricatas con bebés recién nacidos. Uno de ellos era especialmente tímido y llamó toda la atención del fotógrafo.

Twitter/mamekoro51/

Espiando con cautela detrás de una pared, la pequeña suricata lucía temerosa. O quizás un poco avergonzada. Pero pasados los minutos, tomó confianza y salió de su escondite para decir hola. ¿Quién le dio permiso para ser tan hermosa?

La sucesión de fotografías es simplemente espectacular.

Twitter/mamekoro51/
Twitter/mamekoro51/

Estos pequeños carnívoros de la familia de las mangostas viven en partes del desierto de Kalahari en Botswana, en gran parte del desierto de Namib en Namibia y el suroeste de Angola, y en Sudáfrica.

Suelen vivir en un “clan” que contiene alrededor de 20 otras suricatas, aunque algunas superfamilias tienen 50 o más miembros. En cautiverio, las suricatas viven entre 12 a 14 años, y aproximadamente la mitad en la naturaleza.

Twitter/mamekoro51/

Al igual que muchas especies, las suricatas jóvenes aprenden observando e imitando el comportamiento de los adultos, aunque los adultos también participan activamente en la instrucción. 

Por ejemplo, los adultos de suricatas enseñan a sus cachorros cómo comer un escorpión venenoso: quitarán el aguijón y ayudarán al cachorro a aprender a manejar a la criatura.

Twitter/mamekoro51/

A pesar de este comportamiento altruista, los suricatas a veces matan a los miembros jóvenes de su grupo. Se han visto suricatas subordinadas matando a la descendencia de miembros más antiguos para mejorar la posición de su propia descendencia.

Twitter/mamekoro51/

 

 

Puede interesarte