¡Es la mejor idea que he visto en mucho tiempo!

Cerca de tu casa debe haber un perro que saca la cabeza sobre el muro. ¡Sí, ese mismo! El que saludas todas las mañanas cuando emprendes camino al trabajo. ¿No sería bueno que ese perro tuviese un lugar por dónde mirar hacia la calle sin tener que hacer el esfuerzo de saltar una y otra vez? Además así podrías hacerle cariño al pasar…

Esa fue la lógica detrás de lo que hizo Jennifer Bowman, una mujer brillante en mi sincera opinión.

La perrita pastor alemán de su vecina gustaba de saludarla todos los días por encima de la reja, y ella decidió hacerle la tarea más fácil.

“Me cansé de la pastor alemán que salta para mirar por el muro, así que le hice un punto para mirar. Creo que le gusta”.

-Jennifer Bowman, en su cuenta de YouTube-

¡Hizo tres agujeros en la madera para asegurarle un espacio desde dónde mirar!

El resultado es lo más tierno que he visto esta semana. Puedo sentir la alegría de Penny, la perrita al otro lado del muro.