Por Mariana Meza
11 febrero, 2021

John Howarth (74), de Somerset, Inglaterra, sirvió a la Royal Navy durante 22 años. Es un amante de los perros y durante 13 años ha estado paseando a las mascotas de los ancianos enfermos como voluntario de The Cinnamon Trust, una organización benéfica.

Los buenos gestos no pueden pasar desapercibidos y hoy te contaremos uno que te hará morir de ternura… Sí, tiene que ver con perros. Resulta que en Inglaterra un veterano ha estado paseando a las mascotas de los ancianos y enfermos todos los días durante 13 años. Un héroe, ¿no?

Ginny Howarth

John Howarth (74) es de Somerset, Inglaterra, y sirvió a la Royal Navy durante 22 años. Dice que ama a los perros y cree que son los mejores compañeros para las personas, incluso para aquellos que más lo necesitan, como los ancianos enfermos y postrados que viven en su comunidad.

En conversación con Ladbible, Howarth contó que es voluntario de The Cinnamon Trust, una organización benéfica orientada a “los ancianos, los enfermos terminales y sus mascotas”, y dijo que “para algunas personas que viven solas, tener a alguien que pasee a sus perros significa que el perro hace ejercicio y que alguien se pone en contacto con regularidad”.

Ginny Howarth

John recientemente fue honrado por la organización debido a su larga trayectoria como voluntario y explicó a Ladbible que “algunos voluntarios del fideicomiso no pasean perros todos los días, pero yo lo hago porque odio pensar que el perro espera un paseo y se siente decepcionado. La mayoría también son viejos, por lo que una caminata de media hora es suficiente”.

Ginny Howarth

John admite que “todas las personas parecen estar agradecidas por mi ayuda, algunas no ven a nadie más durante todo el día. Los perros siempre están contentos de verme y yo estoy feliz de verlos”. Aún así, ha tenido algunas pequeñas dificultades con algunos animales. Según contó, una vez estaba paseando a un galgo de una anciana con cáncer y se cayó al suelo porque el perro persiguió a un gato. Terminó con un corte en su rostro, pero eso no lo detuvo para seguir haciendo su labor de voluntario.

Pese a que el veterano ama su labor porque lo hace feliz, ha tenido que aceptar algunas pérdidas humanas y perrunas. En más de una ocasión ha tenido que asistir a funerales e incluso una vez encontró a un hombre muerto en una silla.

Ginny Howarth

La labor de John, además de ser significativa para la comunidad, se ha transformado en el orgullo de su familia. “Es un hombre muy amable, y realmente ama a los perros, y esa es su motivación por 13 años de servicio en The Cinnamon Trust. Estoy muy orgulloso de él, al igual que nuestras dos hijas”, comentó Ginny, su esposa por 42 años, a Ladbible.

Por su parte, John, quien hace 10 años se sometió a un reemplazo de cadera, pretende seguir paseando perros mientras este capacitado para hacerlo. “Tengo la intención de continuar todo el tiempo que pueda, lo que espero que sea por algún tiempo todavía”, finalizó.

Puede interesarte